pixel
.

La presencia de nueve paquetes sospechosos, repartidos estratégicamente por diferentes puntos de la ciudad estadounidense de Boston (Massachusetts), motivó el despliegue policial más amplio que se recuerda desde los infaustos atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Filadelfia.

Lo más "curioso" es que los paquetes en cuestión han resultado estar llenos de bombillas -por eso tenían numerosos cables a la vista- y su finalidad real no era otra que promocionar las aventuras de una hamburguesa de dibujos animados en la nueva serie de 'Turner Broadcasting' -propietaria, entre otras cadenas, de la CNN-.

De momento, la policía ha detenido a Peter Berdovsky de 27 años, y a Sean Stevens de 28, acusados de publicidad engañosa y de desorden público, según ha informado la abogada general del Estado, Martha Coakley -según informa The Boston Globe-.

Según la propia Coakley, los dos detenidos colocaron juntos los anuncios por Boston.

Alerta ciudadana

La alarma la encendieron las llamadas en cadena recibidas por la policía. Varios ciudadanos alertaban de la presencia de sendos paquetes en el puente de la Universidad de Boston y en el Centro Médico Tufts-New England.

A partir de ese momento se puso en marcha un operativo coordinado y simultáneo entre los agentes federales, la policía local, las fuerzas de intervención rápida y la guardia costera.

Se cortó la principal autopista del Estado

Ese plan incluía el corte de la principal autopista estatal, el cierre del puente Longfellow que une Boston con Cambridge y, en resumidas cuentas, una situación de histeria y caos que, tal y como ha reconocido el alcalde de la ciudad, Thomas Merino, "ha tenido a toda la ciudad en jaque".

Más allá ha ido el gobernador de Massachusetts, el demócrata Deval Patrick, quien informó sobre el alto coste de la operación, y de la fuerte multa que se le impondrá a la compañía responsable del desaguisado.

"Lo lamentamos"

"Turner Broadcasting", pidió disculpas por las molestias causadas en un comunicado difundido hoy, en el que indicó que los paquetes, que contenían luces estroboscópicas, se colocaron en otras nueve ciudades, además de Boston.

La empresa precisó que esos paquetes llevan colocados entre dos y tres semanas en Boston, Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Atlanta, Seattle, Portland, Austin, San Francisco y Filadelfia.

"Lamentamos que equivocadamente hayan parecido representar algún peligro", agregó la compañía, que indicó que las luces estroboscópicas son completamente inocuas.