Los desastres naturales mataron en 2006 a 21.796 personas en el mundo y afectaron a 134,5 millones, cifras que, aunque parecen elevadas, son menores que en años precedentes y confirman una tendencia hacia la estabilización, según la Agencia de la ONU para la Reducción de Desastres Naturales (ISRD).

Las cifras europeas, peores debido principalmente a la ola de calor de julio


Ese organismo internacional publicó el pasado lunes en Ginebra sus datos sobre los daños causados por los desastres durante 2006, que, económicamente, ascienden a 19.000 millones de dólares (más de 14.500 millones de euros), frente a los 210.000 de 2005, año de máximo histórico.

"El descenso del efecto devastador de los desastres naturales responde a la mejor preparación de los países tradicionalmente más vulnerables para tratar de anticiparlos y mitigar sus consecuencias", explicó en conferencia de prensa la responsable del estudio, Debarati Guha-Sapir, quien advirtió de que Europa muestra una "intolerable" falta de inversiones al respecto.

Según sus datos el porcentaje de víctimas mortales por desastres naturales en Europa representó en 2006 el 15,31% del total, lo que refleja un empeoramiento con respecto a años anteriores, ya que la media entre 2000 y 2005 fue del 10,55%.

Ese aumento se debe principalmente a la ola de calor que afectó en julio a varios países de Europa, entre ellos Holanda (con 1.000 muertos, según sus cuentas) y Bélgica (con 940), lo que convierte a ambos países en el cuarto y quinto con mayor número de víctimas mortales en 2006. Ucrania es el octavo, con 801 muertes por una ola de frío.

"Es intolerable que Europa, con una de las economías más potentes del mundo, esté entre las de mayor número de víctimas mortales", apuntó la experta, quien recordó que la reciente tormenta 'Kyrill' (Cirilo) ha matado a más de 40 personas.

Ello demuestra "que incluso los países con los mejores sistemas de alerta están en peligro", porque, en su opinión, la gente ignora las advertencias: "La mayoría de las muertes en Europa por desastres naturales están directamente relacionadas con comportamientos de riesgo", por lo que no se puede culpar directamente a sus gobiernos.

Asia sigue a la cabeza

En su opinión, el ejemplo del extremo contrario al de Europa es Bangladesh, que históricamente ha sido uno de los más afectados por los desastres naturales, pero que, tras importantes inversiones en infraestructuras y medios de prevención, ha retrocedido muchos puestos.

El mayor número de afectados, por delante de Europa, sigue encontrándose en Asia (el 74,2%), debido según la experta a la gran densidad de población de ese continente, aunque la media del periodo 2000-2005 fue del 83,7%.

El porcentaje de muertes registradas en América sobre el total ha pasado del 3,54 al 2,92 % y en África del 2,16 al 7,47%.