Los delincuentes que atentaron el pasado 2 de octubre con una bomba contra la Basílica de Pilar eran “extremadamente peligrosos” y formaban parte de un grupo muy bien organizado con fuertes conexiones internacionales. Son las principales conclusiones que extrae el Ministerio del Interior tras la detención, este miércoles, de al menos cinco personas supuestamente relacionadas con la colocación del artefacto explosivo, que provocó graves daños en el interior del templo y cuya autoría fue reivindicada por el Comando Insurreccional Mateo Morral, el mismo que se atribuyó la colocación de otro artefacto en la Catedral de la Almudena de Madrid en febrero.

Son muy conocidos por su historial delictivo en ChileLos dos principales detenidos han sido arrestados en la madrugada del miércoles en Barcelona como culminación de una gran operación policial que continúa abierta. Se trata de dos ciudadanos chilenos, Francisco Javier Solar (34 años, alias 'cariñoso')) y Mónica Andrea Caballero (25 años, alias 'moniquita'), que fueron sorprendidos por los agentes en una vivienda del barrio barcelonés de El Carmel y que en su país ya estaban siendo investigados por la colocación de artefactos explosivos en varios edificios religiosos. Lo confirmó el propio ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, tras haber hablado con su homólogo chileno.

El ministro chileno ha explicado a Fernández Díaz que los dos detenidos esta madrugada "son muy conocidos por su historial delictivo en Chile". "El esclarecimiento de este atentado es de una enorme trascendencia", ha recalcado el responsable de Interior, y ha querido felicitar a la Comisaria General de Información por el trabajo realizado.

El resto de detenciones se fueron sucediendo a lo largo de la mañana de este miércoles. A primera hora, la Policía arrestó a una mujer presuntamente vinculada con el Comando Insurreccional Mateo Morral y a otras dos personas que se encontraban en el domicilio donde estaban los dos chilenos. Aunque en este caso la Policía aún está pendiente de confirmar su relación con los hechos.

Comando insurreccional Mateo Morral

El pasado 2 de octubre, un artefacto casero colocado en la Basílica del Pilar de Zaragoza provocó una fuerte explosión en el pasillo central del templo, sin provocar heridos, a pesar de que estaba abierto al público en esos momentos.

El atentado fue asumido por el denominado Comando Insurreccional Mateo Morral, el mismo grupo anarquista que se atribuyó la colocación de un artefacto en la catedral de La Almudena de Madrid en el mes de febrero.

La explosión destrozó varios de los bancos de madera ubicados frente al altar mayor, pero no causó heridos al no haber visitantes cerca del punto donde se depositó el artefacto.

Tenían planeados más atentados

También se ha sabido, además, que los detenidos tenían intención de atentar en breve contra otra catedral, según han informado fuentes de la investigación. De hecho, los investigadores han encontrado en el registro de la vivienda de los detenidos en Barcelona componentes electrónicos preparados para fabricar artefactos como el que colocaron en el templo zaragozano, han subrayado las fuentes.

Además de los dos chilenos, procesados en ese país en el "caso Bombas" por colocar numerosos artefactos en algunas iglesias, también han sido arrestados una italiana (que se dedicó a dar cobijo a la pareja de chilenos), otro hombre chileno y un argentino. Una de las acciones llevadas a cabo por la organización fue la colocación de un artefacto explosivo el  21 de noviembre de 2009 en la Iglesia de Los Sacramentos, en Santiago de Chile (Chile).

Los detenidos viajaron a Zaragoza en transporte públicoLos dos chilenos se trasladaron a España tras un procedimiento penal en el que fueron absueltos por un error procedimental, y fijaron su residencia en Barcelona. El pasado 2 de octubre, los detenidos, que pertenecían a un grupo denominado 'Comando Insurreccional Mateo Morral', se dirigieron a Zaragoza en transporte público llevando consigo en una bolsa el artefacto explosivo que luego colocaron en la Basílica del Pilar, lo activaron produciendo cuantiosos daños en el interior de este templo y provocando heridas de diversa consideración a una persona.

Esta acción terrorista, llevada a cabo en Zaragoza, tiene muchas similitudes con el otro atentado ocurrido a principios de este año, el 7 de febrero, en la catedral de la Almudena de Madrid, donde fue colocada una bomba de características similares en el interior de un confesionario que fue desactivada por especialistas TEDAX del Cuerpo Nacional de Policía.

Acciones en su país natal

En su país natal los dos detenidos fueron acusados junto a otras doce personas de participar en hasta 30 actos de violencia entre el 18 de enero de 2006 y el 16 de octubre de 2008 por los que la Fiscalía chilena pidió un total de 20 años de cárcel para 'Moniquita' y 25 años para 'Cariñoso'.

No obstante, tras meses de proceso judicial, todos los acusados fueron absueltos. Al grupo chileno se le atribuía la colocación de artefactos explosivos en diferentes instituciones del Estado chileno como la Agencia Nacional de Inteligencia, el Consejo de Defensa del Estado, la Escuela de Gendarmería de Chile o una comisaría de Carabineros, entre otros. También intereses financieros como el Banco Edwards-Citi, el Banco BBVA, el Banco Estado y el Banco de Crédito en Inversiones. También se le imputaron atentados contra la embajada de Gran Bretaña o el Consulado Argentino. En septiembre de 2008  se les acusó de trasladar explosivo de tipo trinitrotolueno (TNT) desde Chile hasta Argentina.

Atacaron sedes de bancos, iglesias y hasta embajadasEntre las acciones por las que fueron juzgados también se encontraban ataques a tres iglesias y otros establecimientos como un casino, un restaurante, un hotel, una farmacia, una Universidad y hasta un gimnasio. Asimismo la sede del Partido por la Democracia (la formación fundada por el ex presidente chileno Ricardo Lagos) y el Partido Demócrata Cristiano.

En el denominado 'caso bombas'. Por estos hechos, 'Cariñoso' llegó a estar interno en una cárcel de máxima seguridad.

Este grupo se alojaba en casa ocupadas que prestaban apoyo logístico al grupo. Las autoridades creían que allí se reunían e incluso fijaban su residencia o realizaban labores de reclutamiento y adoctrinamiento y captación. También que era el lugar en el que planificaban sus acciones o incluso donde confeccionaban sus artefactos explosivos o consensuaban sus comunicados.

'Casa la Idea', 'Casa la Crota', el 'Centro social ocupado y biblioteca popular Sacco y Vanzetti' o la 'Casa Ocupada la Escalera' situadas en Santiago de Chile eran algunos de estos lugares en los que se refugiaban. También el 'Centro Social Abierto y Biblioteca Libertaria Jonny Cariqueo'.

Conocimientos en fabricación de explosivos

El detenido en España, Francisco Solar Domínguez, 'Cariñoso', era un habitual de 'Casa La Idea' y 'Casa Ocupada La Escalera'. En la primera de ellas se incautó material explosivo y documentos sobre acciones del grupo. Según las autoridades locales, participaba en acciones de violencia callejera y tiene conocimientos en la fabricación de explosivos e incendiarios.

En diciembre de 2009 se le sorprendió en una comuna con ropa que tenían restos de diferentes materiales explosivos así como otros materiales con los que hacer bombas. También en agosto de 2010 las autoridades chilenas le sorprendieron en Valparaíso con material explosivo del tipo Tetril.

"Cariñoso" solía alojarse en casas 'okupas'Se le relacionó de forma directa con los ataques en las oficinas del Consejo de Defensa del Estado (diciembre de 2006), a las oficinas de la Agencia Nacional de Inteligencia (enero de 2006) hiriendo a un empleado municipal y el atentado en una sucursal de la empresa Chilectra (en octubre de 2007).

Durante los registros domiciliarios que se están llevando en Barcelona, la Policía ha arrestado a otras dos personas más que, junto a los primeros detenidos, serán trasladados en las próximas horas a dependencias policiales de la Jefatura Superior de Barcelona para continuar la instrucción de diligencias en la Comisaría General de Información en Madrid, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción, número 6, de la Audiencia Nacional. La operación continúa abierta.