La Guardia Civil, tras dar por esclarecida la muerte violenta de una prostituta marroquí de 24 años en Melilla con la detención del presunto autor del homicidio, un militar español de 31 años, ha señalado unas divergencias en el pago tras la consumación de la relación sexual como el motivo que desembocó en la muerte de la mujer.

Según un portavoz de la Comandancia, en ese momento "se entabló una riña que desembocó en algún forcejeo y de ahí a propinarle golpes que le produjeron la muerte", golpes que afectaron sobre todo a la cabeza contra el suelo de un garaje.

La citada fuente ha asegurado que, tras las investigaciones realizaciones, se ha llevado a la conclusión de que "no existía lazo de afectividad alguno entre ambos, el encuentro fue ocasional, la recogió la noche de autos en la zona centro y la llevó a un garaje de su propiedad", lugar donde se produjeron estos hechos.

La Guardia Civil ha indicado que la víctima ha quedado plenamente identificada como Z.M., de 24 años de edad, nacionalidad marroquí y con residencia desde hacía un año aproximadamente en Melilla, donde vivía con unos familiares.

El presunto asesino, por su parte, es un varón de nacionalidad española, natural y vecino de la ciudad de Melilla, que atiende al nombre de Juan Manuel C., de 31 años de edad, soldado con destino en la guarnición de Melilla, persona vinculada al mundo del deporte, "bien considerada en todos los ambientes y de comportamiento pacífico".

Tras pasar a disposición judicial, el Juzgado de Instrucción número 5 ha ordenado su ingreso en prisión.

Consulta aquí más noticias de Melilla.