El Plan de Lucha contra el Fraude Laboral ha conseguido en sus primeros seis meses incrementar un 69 por ciento de altas inducidas en la Seguridad Social en Extremadura, según datos facilitados por el secretario general del Servicio Extremeño de Empleo (Sexpe), Miguel Lozano.

La acción coordinada entre la Inspección de Trabajo y el Sexpe, tras el convenio suscrito por el Gobierno de Extremadura y el Ministerio de Trabajo en junio del 2012 para luchar contra el fraude en el empleo y la economía sumergida, ha sido "un rotundo éxito", según Miguel Lozano.

Los resultados de esta colaboración han sido dados a conocer este martes a todos los agentes sociales (sindicatos, patronal, organizaciones y graduados sociales) en el transcurso de una jornada divulgativa organizada por la Inspección de Trabajo.

El convenio contemplaba varias medidas, entre ellas la realización de campañas específicas en las que los inspectores duplicaron sus visitas, para lo que se reforzó la plantilla de Extremadura con funcionarios de otras comunidades autónomas.

Una de estas campañas se llevó a cabo en noviembre del pasado año durante la recolección del tabaco y la vendimia, en las que las visitas de los inspectores se duplicó, 380, y se coordinaron con el trabajo en los centros de empleo de las zonas de la recolección.

Estos centros de empleo, según el secretario general del Sexpe, requirieron a los trabajadores de esas zonas "para que se presentasen dos veces al día y tres días a la semana".

Con esta medida se pretendía, según ha explicado, por un lado "presionar" a los empresarios con las visitas de los inspectores y por otro "dificultar" que los trabajadores que estaban cobrando el desempleo o estaban sin dar de alta realizaran estas labores.

El resultado fue un incremento de casi el 26 por ciento de altas inducidas en la Seguridad Social de estos trabajadores, mientras que en noviembre del 2011, cuando no existía la colaboración con la Inspección de Trabajo, las altas inducidas fueron del 6,5 por ciento.

Otra campaña masiva multisectorial, que con anterioridad a su desarrollo fue anunciada a los representantes de las empresas que iban ser inspeccionadas, dio como resultado el incremento en un 69 por ciento de las colocaciones inducidas.

Miguel Lozano ha recordado que para esta campaña se seleccionaron sectores y empresas que habían tenido menos inspecciones de Trabajo en los últimos años, y el objetivo era "que se produjera un alta en la Seguridad Social inducida, no un alta de oficio por sanción".

En los sectores de transporte y servicios el incremento respecto al año anterior fue del 18 por ciento , según el secretario general del Sexpe, quien ha destacado que los datos demuestran "el éxito" de las labores coordinadas y "el alto índice de fraude laboral que existen en Extremadura y en España".

El convenio entre las dos administraciones volverá a prorrogarse a finales de año o a principios del 2014 y se llevarán a cabo nuevas campañas coordinadas.

Miguel Lozano ha adelantado que en estos momentos se están investigando "nuevos nichos de fraude" y para ello se están examinando y comparando las bases de datos del Gobierno de Extremadura y la Inspección de Trabajo.

Trabajadores sancionados

El número de infracciones a trabajadores desempleados desde que se suscribió el convenio se ha incrementado un 200, por ciento. Se trata, según ha dicho, de infracciones "de todo tipo".

Alrededor de 380 parados fueron sancionados en Extremadura por incumplimiento de requerimientos o porque estaban trabajando al mismo tiempo que cobraban alguna prestación.

Por su parte, el director territorial de la Inspección de Trabajo en Extremadura, Samuel Rey, ha reconocido que a lo largo del pasado año se detectaron en la comunidad autónoma más de 2.000 empleos irregulares, la mayoría, unos 1.200, en la provincia de Badajoz.

En su opinión, "no hay un perfil prototípico" del trabajador ilegal, aunque los sectores donde más se localiza el fraude laboral son el de la construcción, la hostelería y la agricultura. El fraude está "un poco más localizado" en sectores más jóvenes y en empresas de nivel medio.

Samuel Rey ha recordado que la crisis no es un "factor exclusivo" del incremento del fraude laboral, aunque ha reconoció que "ante mayores dificultades la gente intenta buscarse la vida de otras maneras que no van acordes con la legalidad".

El objetivo de esta jornada, según ha dicho, es además de dar a conocer la colaboración entre el Gobierno de Extremadura y el Ministerio de Trabajo en esta materia, sensibilizar y concienciar a al población en general de "los efectos perversos" que produce el fraude laboral "a todos los niveles".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.