El balance oficial de víctimas mortales por el paso del tifón 'Haiyan' —conocido en Filipinas como 'Yolanda'—  por el centro de Filipinas se aproxima ya a las 2.000, según el último dato ofrecido este lunes por el Centro Nacional para la Gestión y la Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC). Entretanto, el presidente del país, Benigno Aquino, ha declarado el estado de calamidad nacional.  

Más de 430.000 personas han buscado refugio en centros de evacuación temporalSegún ha indicado el portavoz de este organismo, Rey Balido, hasta el momento se han contabilizado 1.774 víctimas mortales —frente a las 255 que había censadas hasta las 6.00 horas de este lunes— en todo el país, 1.660 de las cuales se han producido sólo en las Bisayas Orientales. Naciones Unidas ha estimado las víctimas mortales del tifón en 10.000.

Además, 2.487 personas han resultado heridas y otras 82 permanecen desaparecidas, ha precisado el portavoz. 'Haiyan', considerado el cuarto tifón más potente de la historia, ha afectado a casi diez millones de personas en 471 localidades y 51 ciudades de 41 provincias del país.

Más de 430.000 personas han buscado refugio en centros de evacuación temporal, muchos de los cuales también se vieron dañados por el paso del tifón, según el NDRRMC, que ha aclarado que sus cifras se basan en datos confirmados sobre el terreno. El sábado, un responsable policial había hablado de hasta 10.000 posibles víctimas solo en Leyte.

Por otra parte, el presidente Benigno Aquino ha declarado este lunes el estado de calamidad nacional tras los devastadores efectos que ha dejado a su paso por el centro del país el tifón 'Haiyan' durante un discurso televisado a la nación tras visitar ayer las zonas más devastadas.

Benigno Aquino ha declarado el estado de calamidad nacionalEl presidente ha explicado que ha tomado esta decisión con el objetivo de acelerar las labores de rescate y de ayuda de emergencia a la población afectada, al tiempo que ha reconocido que la preparación y organización de estas tareas no está siendo fácil.

Así las cosas, tanto el Ejército como la Policía han anunciado el envío de refuerzos a las zonas afectadas. El Ejército ha enviado dos batallones compuestos por un millar de soldados a la provincia de Leyte, con el fin de ayudar a limpiar las carreteras en torno a la capital provincial, Tacloban.

Los dos batallones ayudarán en las labores de desescombro que está realizando el NDRRMC. "Ahora mismo, lo importante es limpiar las zonas de escombros para que la principal ruta de suministro sea transitable", ha subrayado el portavoz del Ejército, teniente coronel Ramon Zagala. "Una vez se limpie la zona, entonces podremos proceder tranquilamente al transporte de los bienes y la asistencia necesaria a las zonas afectadas", ha añadido.