Heidy
Heidy, de 12 años, fue violada. Fue la primera niña-madre retratada por Linda Forsell en Guatemala © Linda Forsell, 2013

La fotógrafa Linda Forsell acaba de llegar a Guatemala con una misión: elaborar el censo más completo posible de las miles de niñas de violadas y obligadas por la intransigente moral católica del país, cuya legislación sólo admite el aborto en caso de peligro grave para la madre, a dar a luz y ejercer una maternidad que no deseaban. El proyecto de la reportera, que va a publicar online en un microblog a medida que desarrolla la iniciativa, se titula Children who have Children (Niñas que tienen hijos).

Especializada en abordar tragedias relacionadas con la violencia contra la mujer —es la autora del tremendo fotoensayo Cause of Death: Woman (Causa de la muerte: mujer) sobre el feminicidio derivado de las muchas formas de ataques a las mujeres de todo el mundo—, Forsell, nacida en Suecia pero radicada en Nueva York, quiere "poner caras" a las víctimas de una situación que ha adquirido tintes de drama social en un páis con sólo quince millones de habitantes. En 2011, según los últimos datos recogidos por la fotoperiodista, 3.046 niñas de entre 10 y 14 años dieron a luz tras ser víctimas de violaciones.

"Acabo de llegar y ya he conocido a cuatro"

Una de ellas, Heidy, aparece en la primera foto tomada por Forsell tras llegar a la nación centroamericana. Tienen 12 años, fue violada y ahora amamanta a su bebé ante la cámara con una rictus de sonrisa que no disimula la tristeza. La fotógrafa se sorprende de la extensión del problema: el número de madres de entre 10o y 14 años ha aumentado un 25 por ciento en dos años. "Acabo de llegar [a Guatemala] y ya he conocido a cuatro", anota Forsell en la entrada inicial de su Tumblr, datada el 7 de noviembre.

Las niñas no son capaces de cuidar de sus bebés. Los orfanatos se están llenando "Las niñas son incapaces a menudo de cuidar de sus bebés. En muchos lugares, los orfanatos se están llenando, pero, al mismo tiempo, las madres jóvenes se están convirtiendo en marginadas y estigmatizadas. En Guatemala, que es una sociedad muy católica, el sexo antes del matrimonio, y el aborto no son aceptados", dice la fotoperiodista, que está también recogiendo testimonios grabados para montar una exposición que pueda trasladar el problema, en imagen y con la voz de las crías, a todas las zonas de Guatemala y también a otros países.

La violación como "estrategia contrainsurgencia"

Durante la guerra civil con 200.000 muertos y 40.000 desaparecidos que terminó en 1996, añade la fotoperiodista, la violación era una práctica generalizada y sistemática que ejercían los soldados como parte de una "estrategia de contrainsurgencia". Según Flor de María Díaz , psicóloga que trabaja en el hospital Roosevelt, el aumento en el número de violaciones obedece a que la violencia "se ha incubado en la sociedad y ha sido adoptada por los carteles de la droga que ahora están dominando el país".

Otra de las muchachas retratadas en Children who have Children, Berta, tuvo un hijo a los 13 años de su novio, ahora encarcelado por pertenecer a una pandilla de mareros. Ahora le toca cuidar a una hija previa de él y a la que tuvieron entre ambos. Berta ha tenido que abandonar los estudios de secundaria para dedicarse al los críos.

La mitad de la cocaína que sube hacia los EE UU pasa ahora por Guatemala Guatemala es ahora un paso frecuente para la cocaína que sube de Sudamérica hacia los EE UU, un fenómeno nuevo que se ha establecido en los últimos tres años. Las autoridades calculan que el territorio del país centroamericano es el corredor por el que circula la mitad de la coca. "Al igual que en otros países donde los carteles de la droga prosperan, en Guatemala ha prosperado la cultura de la violencia, el asesinato y los crímenes", dice Forsell.

Pocos médicos se atreven a los abortos

Al problema del aumento imparable de las violaciones —muchas no son denunciadas por temor al estigma— se suma el de la brecha económica y la actitud moralista de los médicos. Carlos Saravia, que trabaja para el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de Jalapa, señala que "muy pocos médicos o clínicas practican abortos aunque esté en peligro la vida de la madre, porque temen que puedan darse repercuisones legales". 

A las mujeres pobres sólo les queda tener  hijos o abortos peligrosos El efecto es que proliferan los abortos ilegales. "Las mujeres menos privilegiadas económicamente quedan preñadas antes y con más frecuencia y sólo les queda tener a los hijos o someterse a abortos peligrosos".