Programa nuclear iraní
John Kerry y la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, a su llegada a la sede de la Unión Europea en Ginebra antes de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. EFE

El segundo día de negociaciones entre Irán y un grupo de seis potencias ha concluido este viernes sin que se haya podido cerrar un acuerdo sobre el programa nuclear iraní y continuarán mañana, según indicaron las partes tras de un intenso día de reuniones. Estaba previsto que esta ronda de negociaciones durara sólo dos días, pero se optó por prolongarla ante la clara posibilidad de acordar medidas de aplicación inmediata y a medio plazo por parte de Irán para garantizar los fines pacíficos de su programa nuclear a cambio del alivio de las sanciones económicas que le impone Occidente.

La llegada inesperada de Kerry y otros líderes diplomáticos da a entender que hay posibilidades de un acuerdo histórico "Estamos trabajando duro" fue el único comentario que hizo el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, al retornar a su hotel al término de una reunión tripartita en la que participó con la responsable de la política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, y el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif.

El portavoz de Ashton dijo por su parte que la jefa de la diplomacia eueropea "mantuvo buenas discusiones con el secretario de Estado Kerry y con el ministro Zarif" y que mañana habrá un nuevo encuentro. El viceministro de Exteriores de Irán, Abas Araqchi, "número dos" de su país en estas negociaciones, afirmó que las conversaciones fueron productivas.

A lo largo del día, los indicios de que se podría llegar a un acuerdo se han visto reforzados por la llegada imprevista de Kerry y de sus homólogos de Francia, Laurent Fabius; del Reino Unido, William Hague; y de Alemania, Guido Westerwelle. Este sábado aterrizará en Ginebra el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, para incorporarse a las negociaciones en su tramo final.

El primer día de negociaciones había sido conducido por los "números dos" de Exteriores de las seis potencias, conocidos como grupo de P5+1, que actuaban como contrapartes del ministro Zarif. Aunque las señales alimentan un cierto optimismo, tanto Fabius como Kerry enfatizaron al principio de la tarde que había avances y que eran importantes, pero que no todos los temas estaban cerrados, con diferencias que todavía persistían.

Compromisos inmediatos para Irán

El texto incorporaría, según fuentes diplomáticas, medidas concretas que Irán debería cumplir de forma inmediata, como detener el proceso de enriquecimiento de uranio al 20% y hacer que las reservas existentes dejen de ser utilizables. A cambio se aliviarían las sanciones económicas contra Irán, relacionadas con el bloqueo de fondos iraníes en el exterior y con el comercio de minerales y productos petroquímicos.

Irán podría reducir el enriquecimiento de uranio a cambio de una reducción de las sanciones económicas El levantamiento parcial de las sanciones dependería directamente de que Irán cumpla con sus compromisos y podría ser reversible. Según Zarif, para su equipo negociador es muy importante volver a Teherán con un acuerdo que pueda ser refrendado por el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jameneí. "No podría acordar algo si no creo que se pueda mantener cuando vuelva a Irán", ha dicho Zarif este viernes a un medio estadounidense especializado en cuestiones de defensa.

Actualmente, Irán cuenta con 18.000 centrifugadoras instaladas y 10.000 que enriquecen uranio a pleno rendimiento. Esta tecnología puede ser usadas para fines civiles, ya sean energéticos o médicos, pero cuando el refinamiento del uranio alcanza niveles más elevados puede ser utilizado como el núcleo de una bomba atómica.

Irán niega que ésta sea su intención, pero el clima de confrontación alimentado por el expresidente Mahmud Ahmadineyad durante sus ocho años en el poder han dado poco espacio a la comunidad internacional para sopesar sus verdaderos propósitos. La llegada del nuevo gobierno, encabezado por Hasán Rohaní, ha creado una nueva atmósfera, de la que podría surgir el acuerdo tan esperado.