Los servicios públicos de Portugal se resienten por la huelga de funcionarios

  • Los sindicatos calculan que la huelga ha tenido un seguimiento del 70%.
  • Protestan contra los recortes salariales incluidos en los Presupuestos de 2014.
  • Se han cerrado escuelas y se han aplazado algunas operaciones en hospitales.
Cola de usuarios esperando el autobús en una jornada de huelga en Portugal.
Cola de usuarios esperando el autobús en una jornada de huelga en Portugal.
EFE

Servicios como la recogida de basuras, las escuelas o los hospitales se resintieron hoy viernes por la huelga de funcionarios convocada por los principales sindicatos de Portugal contra los recortes salariales incluidos en los Presupuestos de 2014.

Los 570.000 trabajadores del sector público fueron convocados a un paro cuyo seguimiento aún no fue tasado por el gobierno conservador, pero sí por la comunista Federación Nacional de los sindicatos públicos (FNSFP), que lo calculó superior al 70%.

De acuerdo con fuentes sindicales y los medios lusos, varias escuelas en el país tuvieron que cerrar, algunas operaciones en los hospitales se aplazaron y la basura se acumuló en numerosas localidades.

La protesta sectorial responde a los recortes salariales progresivos de entre el 2,5% y el 12% a los funcionarios que ganan más de 600 euros brutos al mes.

Con este ahorro, el Gobierno espera bajar el déficit más de 1,5 puntos hasta el 4% en 2014, como exige Bruselas.

Jorge Nobre dos Santos, coordinador del Frente Sindical de la Administración Pública, consideró que el apoyo del paro sectorial de hoy fue "relativamente elevado".

El sindicalista denunció el empobrecimiento de los funcionarios lusos (cerca del 10% de la población activa del país) en los últimos años, cuando han sufrido sucesivos recortes desde que Portugal solicitó a la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo internacional, en mayo del 2011.

Según Nobre dos Santos, ayuntamientos, oficinas de la seguridad social, tribunales y universidades registraron perturbaciones en su funcionamiento, así como los servicios de transporte gestionados por el poder local, como los de Coimbra, Braga y Barreiro (sur de Lisboa).

Supone "una clara demostración al gobierno" de que los funcionarios lucharán contra los recortes salariales, manifestó el sindicalista, quien comentó que se recurrirá a los tribunales europeos o la Organización Internacional del Trabajo (OIT) si es necesario.

Los nuevos y polémicos recortes salariales aprobados por el Gobierno portugués afectarán a unos 320.000 funcionarios públicos que hasta ahora no habían sufrido las rebajas salariales anteriores, antes reservadas solo para los salarios mensuales superiores a 1.500 euros.

Muchos funcionarios no pueden permitirse ir a la huelga

Nobre dos Santos expuso que el respaldo a la huelga no fue mayor, porque muchos trabajadores públicos no están en condiciones de prescindir del salario equivalente a un día de trabajo.

"Trabajaron, pero aclarando que eran solidarios con la huelga", dijo Nobre, quien recordó que hay funcionarios que tienen a cargo hijos en situación de desempleo, tasa que se sitúa en Portugal en el 15,6%.

Entre las medidas ya aprobadas por el Ejecutivo conservador para reducir el peso del funcionariado, destaca el aumento de cinco horas más de trabajo a la semana (de 35 a 40 horas) sin recibir por ello más sueldo.

António José Seguro, el líder del Partido Socialista, el principal de la oposición, se mostró solidario con la huelga, ya que los trabajadores "tienen fuertes motivos" para manifestarse, consideró.

En las últimas dos semanas, Portugal ha sufrido otros paros sectoriales aparte del de hoy como el organizado por el sector empresarial del Estado, entre el que se incluyen los transportes público de Lisboa y Oporto, que hoy, no obstante, funcionaron con normalidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento