Una oficina
Varios trabajadores, en una oficina. ARCHIVO

La elevada competencia que existe en el mercado laboral de hoy está llevando a muchos trabajadores a fijarse metas más altas en su puesto, lo que muchas veces se traduce en ampliar las jornadas de trabajo y, por consiguiente, reducir el tiempo que se dedica a otras actividades personales como la familia, los amigos o el tiempo de ocio y entretenimiento personal.

Trabajar más de doce horas cada día aumenta en un 37% la posibilidad de padecer alguna enfermedad Un reciente estudio realizado por la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad Jaume I de Castelló y la Universidad del País Vasco, revela que el porcentaje de adictos al trabajo en España hoy es de un 4,6%, cifra que podría llegar al 11,8% de los trabajadores en poco más de tres años.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo como "el conjunto de actividades humanas, remuneradas o no, que producen bienes o servicios en una economía, o que satisfacen las necesidades de una comunidad o proveen los medios de sustento necesarios para los individuos".

Sin embargo hay personas que no son capaces de controlar el exceso de labores, no pueden ponerse límites y la adicción al trabajo se hace difícil de manejar, éstos son los denominados "trabajólicos" o workaholics (término que se utiliza en las sociedades anglosajonas) una tendencia moderna que es absolutamente perjudicial.

Fuente de enfermedades

Tanto así, que está comprobado en diversos estudios mundiales, que trabajar más de doce horas al día aumenta en un 37% la posibilidad de padecer alguna enfermedad. Entre las más frecuentes se encuentran el estrés, enfermedades visuales, dolores de espalda, hombros y cuello e insomnio, etc.

Un 20% de quienes dicen trabajar más horas de las establecidas por contrato asegura hacerlo porque se lo demanda el jefe Dedicarle más tiempo al trabajo que a la vida personal, además, trae consigo graves consecuencias, como pasar más tiempo sentado y sin hacer ejercicio, aumentando las probabilidades de sobrepeso y enfermedades cardiovasculares. También puede traer problemas familiares o en las relaciones sociales y afectivas.

Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España, asegura que "un buen profesional no se mide por la cantidad de horas trabajadas, más bien por los resultados que obtiene durante su jornada laboral".

Los portales Trabajando.com  y Universia han realizado una encuesta a más de 2.200 personas con el objetivo de saber cuántas horas dedican al trabajo diario sus usuarios. Más de la mitad, el 56%, admitió considerarse un adicto o adicta al trabajo.

El 47% dijo que 10 horas; el 33%, más de 10 horas; el 13%, 8 horas y un 7%, 9 horas. Pero, cuando trabajan más horas de lo debido, ¿por qué lo hacen? El 67% dijo tener demasiado trabajo y no disponer  del tiempo suficiente para ello dentro de su jornada laboral establecida; un 20% porque su jefe lo obliga a hacerlo y el 13% porque le pagan horas extras.

El 50% de los encuestados dijo que alcanzar objetivos profesionales y satisfacción personal, el 25% ganar más dinero, el 19% ascender en la empresa y el 6% restante demostrarle a la familia de lo que es capaz.

Llevarse trabajo a casa, el gran error

Es normal querer alcanzar el éxito en el trabajo, pero no hay que obsesionarse con ello, es necesario controlar el exceso de responsabilidades y planificar los tiempos.

El 40% de los encuestados aseguran que al salir del trabajo no pueden desconectar de sus responsabilidades El gran error que cometen algunos es llevarse trabajo a la casa, pues este es uno de los principales factores que generan enfermedades. Cuando se les preguntó si en su tiempo libre lograban desconectarse del trabajo, un 61% dijo que sí, mientras que un 39% señaló lo contrario.

Pero aquellos que no logran desconectarse del trabajo, ¿qué hacen para mantenerse conectados?, un 43% a veces va a la oficina, un 29% trabaja desde la casa en el ordenador y un 28% a través del teléfono.

Además, se les preguntó si el exceso de trabajo les ha generado problemas de salud, y un 73% dijo que no, mientras que el 27% restante manifestó lo contrario.

Finalmente, la encuesta plantea a los trabajadores qué enfermedades han presentado las personas que trabajan excesivamente. Un 23% dijo estrés, un 15% ha presentado insomnio, dolor de espalda, hombros y/o cuello, un 8% problemas gástricos, sobrepeso, tendinitis, dolor de cabeza y enfermedades visuales, y un 7% depresión.

Buscar el equilibrio

Javier Caparrós explica que desde que comenzamos nuestro camino en el ámbito laboral, es fundamental tener en cuenta el equilibrio laboral con la familia, sobre todo para aquellos que tienen cargos de dirección.

"Muchas veces el problema es un liderazgo que promueve una cultura errónea, donde los trabajadores pasan más horas de lo debido en la oficina. Esta condición aumenta el ausentismo, disminuye la productividad, incrementa el estrés y, finalmente, aquellos talentos necesarios para la empresa migran a la competencia", destaca.