Hongos, mala conservación y el riego con agua sucia diezman los castaños de indias de El Retiro

  • El árbol más común del parque de El Retiro reduce su población en cientos de ejemplares: hace una década eran el 40% del total; ahora son el 30%.
  • Primero les afectó una plaga de mariposas y ahora están enfermando por la proliferación de hongos, el riego con aguas regeneradas y exceso de insolación.
  • Jardineros y expertos en botánica creen que se secan por los recortes en fumigación, en labores de conservación y en riego, pero también les afecta el calor.
Castaños de indias secos y enfermos en el paseo del Ángel Caído del parque de El Retiro. Allí, los castaños se están sustituyendo por almeces.
Castaños de indias secos y enfermos en el paseo del Ángel Caído del parque de El Retiro. Allí, los castaños se están sustituyendo por almeces.
JORGE PARÍS

Hace una década, era imposible pasear por el parque de El Retiro sin observar frondosos castaños de indias en cualquier punto donde se mirase. En los tiempos de máximo cultivo de esta especie, hacia el año 2000, su población llegó a acercarse a los 8.000 ejemplares (aproximadamente el 40% de todos los árboles del recinto). Sin embargo, ahora es más difícil cobijarse bajo la sombra de sus hojas: las enfermedades causadas por plagas de insectos y proliferación de hongos, el riego con agua mal depurada, el exceso de insolación y las podas abusivas están diezmando su población, hasta el punto de que el número de ejemplares sanos se ha reducido en un cuarto (ahora representan el 30% del total de árboles, unos 6.000 ejemplares, según encargados del mantenimiento del parque). Entre los árboles que se dan por perdidos hay muchos que aún no han sido talados, pero agonizan por el efecto de las enfermedades.

"Se están eliminando muchos ejemplares de castaños de indias que están cayendo enfermos a causa de las condiciones climáticas", explica José Antonio Pérez, jardinero especialista en arboricultura en El Retiro. De hecho, según los expertos, esta especie emblemática del parque se está viendo acechada por gran parte de las enfermedades que puede sufrir un árbol. La dificultad para su consevación reside en que se trata de un tipo de árbol no autóctono de España (viene de los Balcanes), que se introdujo en Madrid por su capacidad para dar sombra. Es un árbol que exige cuidados y condiciones especiales de temperatura, por lo que cualquier cambio le afecta demasiado.

Sus problemas comenzaron hace aproximadamente una década, cuando llegó a Madrid una plaga de lepidópteros (la mariposa cameraria) que amenazó su supervivencia. "La cameraria es una plaga muy común en esta especie. Ahora ya está más o menos controlada, pero al principio afectó mucho a los castaños de todo Madrid, y principalmente a los del Retiro", apunta Miguel Sancho, representante de CC OO entre los jardineros de Madrid. Esta mariposa también se conoce como minadora de los castaños, debido a que sus larvas excavan túneles en las hojas para alimentarse de ellas y realizar un capullo en su interior. Los insectos provocan una caída prematura de las hojas, con lo que la planta pierde vigor.

La cubierta vegetal de los olmos impedía la entrada del sol

Finalmente, la plaga se ha conseguido controlar, según fuentes del Ayuntamiento de Madrid. Pero los problemas actuales son igual de graves. "Está afectado por el hongo armillaria, que se ramifica en el subsuelo y ataca las raíces de árboles débiles. También se seca por la socarrina, un exceso de insolación por culpa de la pérdida de cubierta vegetal en el parque: antes los olmos impedían la entrada del sol directo, pero la grafiosis hizo que desaparecieran casi por completo y los árboles sensibles como el castaño se acaban quemando", explica Pérez. También es víctima de otros tipos de hongo, como el carbonoso o la guignardia.

Además, especialistas en botánica aseguran que se están realizando "podas abusivas e indiscriminadas que no tienen en cuenta las particularidades de cada especie; no se puede tratar igual a un castaño de indias que a especies más fuertes", según una experta en el cuidado de El Retiro. "Pero lo que más les está dañando es el riego con agua regenerada que traen de la depuradora: este agua tiene niveles altos de sodio por los químicos que le echan y viene muy sucia. Es como si regaran las plantas con sal, al final se acaban muriendo", añade esta botánica.

De hecho, muchos coinciden en que esta es la época de más mortalidad de los árboles de El Retiro. Sobre todo afecta a los castaños, pero también se están secando los cedros, los plátanos de sombra y las praderas de césped. Estos problemas coinciden con una reducción presupuestaria en en el mantenimiento de parques y jardines de Madrid. La partida de Patrimonio Verde se ha reducido este año en un 7,98% respecto a 2012; la de Control y Calidad del Agua ha caído un 36,4% en el mismo periodo; y el dinero para suministro hídrico se ha recortado en un 2%. Segun los jardineros municipales, los recortes se han extendido a las labores de fumigación (este verano, de hecho, una plaga de escarabajos ha atacado a los olmos) y al cuidado diario de los jardines.

Se sustituyen los castaños por otras especies

En cambio, fuentes municipales achacan la mortalidad de los castaños a efectos climáticos, como el excesivo calor de los últimos veranos, y aseguran que los árboles que se secan se sustituyen por otros. Los jardineros, por su parte, explican que los gestores del parque están eliminando los castaños para plantar otras especies menos sensibles al calor y más resistentes a las enfermedades. Entre las especies que se están introduciendo están los almeces, el liquidámbar, algunos frutales y variedades del olmo que no han sido atacadas por la grafiosis ni el escarabajo galeruca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento