'Kate Moss', David Ross
La primera foto que Ross hizo de Kate Moss en la primera sesión de la supermodelo © David Ross

Era 26 de octubre de 1988. Kate Moss tenía 14 años, sus padres se habían divorciado recientemente, vivía en Croydon (la mayor ciudad del condado del mismo nombre, al sur de Londres) y viajaba en tren a su primera sesión de fotos.

Sólo hacía unos días que Sarah Doukas —fundadora de la entonces recién nacida agencia de modelos Storm Model Management— la había visto en el aeropuerto JFK de Nueva York, cuando la adolescente británica volvía de unas vacaciones familiares, y la había convencido para probar suerte como modelo.

La galería Lawrence Alkin de Londres clausura hoy la fugaz exposición Kate Moss: Roll 1 (Kate Moss: rollo 1), que durante sólo cuatro días ha exhibido los retratos que el fotógrafo de moda David Ross (entonces de 23 años) realizó de Moss en la primera sesión para la que posó.

"La mandé a casa"

Nunca antes expuestas, la colección completa de imágenes conmemoran el 25º aniversario de aquel encuentro y sirven de preludio a la celebración del 40º cumpleaños de la modelo, en enero de 2014. Ross, que había almacenado y olvidado los negativos, los rescató del olvido a finales de 2012 y vendió entre noviembre  y mayo de 2013 cinco de las instantáneas en la casa de subastas londinense Bloomsbury, no muy seguro de que nadie estuviera interesado porque en ellas se palpaba que la top era sólo "una novata". Ahora, en la muestra, ha revelado el resto de los retratos y las hojas de contactos.

Ross no sabía si las fotos interesarían, se notaba que Moss era "una novata"La colección revela la inocencia de la desconocida e inexperta adolescente, que no pudo ser retratada en la cita inicial por ir sola. "La mandé a casa la primera vez que apareció porque no iba con un acompañante adulto", recuerda Ross. El segundo encuentro sin embargo resultó en tres carretes de fotos de gran sencillez y belleza, en las que es fácil reconocer la actitud y la mirada que cautivaron a la industria de la moda y encumbraron a Kate Moss a la fama mundial.