Al menos 10 personas han muerto y otras 35 han resultado heridas por la explosión de dos coches bomba, uno de ellos conducido por un suicida en el barrio de "Nuevo Bagdad", al oeste de la capital, dijeron fuentes del Ministerio del Interior iraquí.

El primer coche bomba, que estaba aparcado en las inmediaciones, estalló al filo del mediodía en medio de una avenida comercial muy concurrida a esa hora.

La explosión se produjo frente al cine Al Baida, sin que se conozca el objetivo del atentado.

Cuando la gente en el lugar acudía a socorrer a las primeras víctimas, un segundo coche, conducido por un suicida, estalló en mitad del gentío.

Entre las víctimas hay varios vendedores ambulantes, que tenían sus mercancías expuestas en plena calle.

Numerosas tiendas y vehículos han quedado total o parcialmente destrozados.

Fuentes hospitalarias indicaron que creían que no había más víctimas mortales.

El viernes, otro atentado contra un mercadillo, en este caso el mercado de animales domésticos "Zoco Al Gazal", en el centro de la ciudad, causó quince muertos y 35 heridos.