José Ignacio Wert
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. EFE/J. J. Guillén

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, opina que las protestas contrarias a la nueva ley educativa, LOMCE, han pecado de "falta de argumentos que tengan que ver con lo que de verdad dice la ley" y que representen alternativas constructivas a la misma.

Nunca he hecho una descalificación en su conjunto de nuestro sistema (educativo)En una entrevista en TVE, Wert ha valorado el seguimiento de la huelga educativa de ayer jueves en un 20% y ha afirmado que el personal de los centros educativos no ha tenido recortes distintos al que han tenido el resto de funcionarios.

"Esta es una ley de reforma parcial de nuestro sistema educativo" ha dicho el titular de Educación quien ha añadido que "nunca he hecho una descalificación en su conjunto" de nuestro sistema ya que considera que hay cosas válidas que lo fortalecen.

Para Wert, la reforma podría haber sido más ambiciosa pero se debe de tener en cuenta que supone un cambio de arquitectura muy profundo que está condicionado por la situación económica.

"Hemos ido a atacar las debilidades fundamentales del sistema basándonos en las evidencias", ha afirmado.

Una reforma que llevará tiempo

El ministro de Educación ve futuro a la LOMCE ya que se estructura sobre un trabajo "que va a ser paciente y va a llevar tiempo" y que pretende aplicar unas reglas de juego basadas en las reformas aplicadas en países que están teniendo éxito en sus proyectos educativos.

No estoy dispuesto a sacrificar convicciones en materia educativa en la búsqueda de un consensoHa opinado que el sistema de becas y ayudas al estudio garantizan la equidad en función de la situación económica y del rendimiento académico y ha afirmado que no hay en la ley ninguna prescripción contraria a la escuela pública, por lo que ha señalado que quienes afirman esto "están manifiestamente mal informados".

Para el ministro es "extremadamente deseable un consenso educativo" y ha señalado que "no nos ha faltado esfuerzo por nuestra parte" pero partiendo de una única premisa: "si el resultado es el que tenemos no podemos permitirnos mantener esa situación" que tiene un gran porcentaje de rigidez y que goza de absoluta falta de cultura de la evaluación".

"No estoy dispuesto a sacrificar convicciones en materia educativa en la búsqueda de un consenso", ha señalado.

Reducir el abandono escolar

Sobre el abandono escolar, Wert ha dicho que la cuestión es que en un sistema que era absolutamente rígido en cuanto al itinerario educativo se puede proporcionar una salida transitable para encauzar a chicos que se desatendían de los estudios" lo que le parece que "es muy bueno".

Wert plantea el reto de reducir la tasa de abandono escolar en España, que ha cifrado en el doble de la media en Europa, y en este sentido ha valorado el papel que ejercerá la formación profesional, gracias a la cuál "se están recuperando trayectorias educativas" para jóvenes que habían abandonado sus estudios.

En esta idea el titular de Educación ha considerado que en lo que menos se debería de recortar es en los programas de apoyo de refuerzo.

Para el ministro se puede criticar la nueva forma de repartir las competencias, pero es una parte muy pequeña de las críticas la que se ha dirigido a los aspectos fundamentales y no se han planteado alternativas. "Leer la ley mejora mucho el conocimiento de ella" ha aseverado Wert.

El ministro ha señalado que toda ley educativa produce muy pocos frutos inmediatos y ha considerado que a partir del segundo o tercer año se notará la mejora en el sistema educativo.