Botella estudia cambiar el nombre del Madrid Arena un año después de la tragedia

  • La alcaldesa madrileña impulsa un homenaje a las cinco fallecidas, pero será únicamente institucional debido al malestar de los familiares de las víctimas.
  • Las grandes discotecas de Madrid organizan sus fiestas de Halloween, pero todas serán en recintos privados.
  • Familiares y amigos de las víctimas han convocado una vigilia el día 31.
Fachada exterior del Madrid Arena.
Fachada exterior del Madrid Arena.
JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Madrid está abierto a cambiar el nombre al pabellón municipal Madrid Arena. Un año después de la muerte de las adolescentes Katia Esteban, Rocío Oña, Cristina Arce, Belén Langdon y María Teresa Alonso a causa de una avalancha humana durante la fiesta de Halloween que se celebraba en el multiusos, la primera edil aseguró que "cualquier posibilidad" en este sentido será tenida en cuenta.

La propuesta ha partido los amigos de las fallecidas. A través de una plataforma digital, el grupo ha conseguido reunir 24.815 firmas que entregarán al Consistorio con el fin de modificar la denominación actual. "Cada vez que escuchamos las palabras 'Madrid Arena' sentimos una punzada en el estómago", reza la petición.

Jesús León, amigo de Katia Esteban y que estuvo a punto de acompañarla a la fiesta donde perdió la vida, subraya que el objetivo es que la instalación recuerde "para siempre" lo que allí pasó y homenajee a las cinco chicas. "El Ayuntamiento tuvo mucha culpa de lo que pasó. El pabellón puede volver a funcionar, claro que sí, pero que se habilite en condiciones, no como estaba aquella noche", advierte en referencia a los fallos estructurales del multiusos y a la ausencia de cámaras de seguridad en puntos clave.

Rechazo a la actuación municipal

Botella también anunció este jueves que la corporación homenajeará a las víctimas. Lo hará, sin embargo, en forma de declaración institucional en el Pleno ordinario de la próxima semana y no en la calle, debido al rechazo que la actuación municipal despierta entre los familiares y amigos de las víctimas. Estos han convocado una "vigilia silenciosa" que tendrá lugar a las 23.00 horas del 31 de noviembre delante del Madrid Arena.

"Los médicos que no atendieron, los que permitieron que hubiese tantas personas, los que dejaron que hubiese botellón, los que facilitaron la entrada de forma masiva a los de la calle, los que abrieron las puertas, los que las cerraron, los que no hicieron, los que no saben nada, los que no vieron nada, los que no vieron en las pantallas lo que pasaba, los que no lo quisieron hacer nada, los que permitieron que pasara, etc... A todos esos hijos de la gran ...... que os entre un dolor de tripa, que cuanto mas corráis mas os duela y cuando paréis reventéis (sic)", escribía la semana pasada el padre de Katia en una red social.

"El Ayuntamiento no puede decir que colabora mientras su abogado viene ante el juez y acusa a las familias de buscar únicamente dinero. Me parece indignante", explica a 20minutos María José Siñeriz, abogada de la familia de Cristina.

Vuelven las macrofiestas

El 1 de noviembre de este 2013 será diferente al del año pasado por otra razón. En esta ocasión, no habrá macrofiestas de Halloween en recintos públicos. Al menos, en recintos del Ayuntamiento de Madrid. Al día siguiente de la tragedia, Ana Botella anunció que el Consistorio no volvería a ceder una instalación municipal para este tipo de eventos. Ello no impedirá, sin embargo, que los promotores privados los organicen en sus salas.

La Policía Municipal de Madrid y la Comunidad de Madrid han prometido vigilar de forma estricta cualquier celebración para que no se violen las normas de acceso o los aforos máximos establecidos. Fuentes policiales admiten cierto "nerviosismo" debido a que esta es la primera noche de Halloween desde los incidentes del Arena.

El evento más grande se celebrará en la discoteca Fabrik, situada en Humanes. Cerca de 4.000 personas accederán a la fiesta Monster High Halloween, que se ha adelantado al domingo 27 de octubre. Joy Eslava, situada en el centro de Madrid, propone una fiesta light para el sábado 26 en la que solo se servirá alcohol a aquellos que presenten su documento de identidad.

Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta mortal en el Madrid Arena y que se encuentra en libertad con cargos, no organizará ninguna fiesta. Sí lo hará, sin embargo, Miguel López Langa, su socio y el hombre que avaló con sus propiedades la fianza de 200.000 euros que permitió a Flores eludir la cárcel.

López Langa, conocido empresario de la noche madrileña, administra Audacia Musical y la Sala Pirandello. Flores se las transfirió la pasada primavera a fin de que no fueran embargadas y pudiesen continuar su actividad. El socio del principal imputado por el 'caso Arena' es el propietario de la Sala Marco Aldany, donde tendrá lugar la Scary Party. El encuentro está previsto para la noche del jueves 31. Al mismo tiempo, a menos de tres kilómetros, comenzarán a arder las velas en recuerdo de Katia, Rocío, Cristina, Belén y María Teresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento