Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel. EFE

El Gobierno alemán tiene informaciones que apuntan a que los servicios de inteligencia estadounidenses habrían espiado durante años el teléfono móvil personal de la canciller, Angela Merkel, quien exigió este miércoles personalmente explicaciones al presidente de EE UU, Barack Obama, según el semanario Der Spiegel.

La revista, en su versión en Internet, informó de que el Ejecutivo de Berlín se toma "muy en serio" los indicios que apuntan a que las conversaciones de Merkel fueron objeto del espionaje de EE UU. Por ese motivo la canciller telefoneó a Obama, le trasladó su protesta y le exigió que aclare las sospechas existentes, según señaló a Der Spiegel el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.

En respuesta, el Gobierno de EE UU negó que sus servicios de inteligencia hayan espiado el teléfono de Angela Merkel. Al parecer, Obama aseguró a Merkel que "Estados Unidos no está monitoreando ni monitoreará sus comunicaciones", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria.

Estados Unidos no está monitoreando ni monitoreará sus comunicaciones Steffen Seibert explicó que la canciller alemana advirtió al presidente estadounidense de que "tales prácticas, si se comprueba la veracidad de las informaciones, son totalmente condenables y absolutamente inaceptables". "Sería un grave abuso de confianza. Esas prácticas deben concluir de inmediato", añadió el portavoz.

Cuando saltó a los medios el escándalo del espionaje estadounidense por las informaciones filtradas por el excanalista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) Edward Snowden, Berlín ya requirió aclaraciones a Washington. Merkel, según Der Spiegel, recordó a Obama sus peticiones y le trasladó que Alemania espera acordar con un país aliado como EE UU las bases del trabajo de los servicios de inteligencia.