De ellos, 36.532 son de la Unión Europea y 95.779 de países no comunitarios. En ambos casos, la mayoría son varones. En cuanto a la procedencia, el país comunitario con más afiliados es el Reino Unido y en el caso de los extracomunitarios, Marruecos está a la cabeza.

Además, la mayoría de estos inmigrantes (un 69,82%)  está trabajando en régimen general (sobre todo en la  construcción y la hostelería).

En lo que al proceso de regularización se refiere, la Comunidad también fue la tercera en peticiones a la Seguridad Social, con 68.084. Mientras, UGT denunció ayer que algunos empleadores están despidiendo inmigrantes con la solicitud de normalización en trámite.