El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este miércoles en Barcelona de que el mundo camina irremisiblemente hacia procesos de integración, que "lo moderno es la unión, no la disgregación" y que "el signo de los tiempos es la integración y no el aislamiento" en un mensaje al proceso soberanista catalán, aunque sin mencionarlo directamente.

Además, sin referirse de forma explícita al debate existente sobre el futuro de Cataluña, Rajoy ha señalado que "Barcelona, como ciudad mediterránea, catalana y española", es ejemplo de tantas aportaciones que pueden armonizarse positivamente en un proyecto común que no excluye a nadie y beneficia a todos.

En su discurso, Rajoy ha señalado que la elección de Barcelona como sede del primer foro económico supone "el mejor de los comienzos posibles" porque la capital catalana es "el más vivo reflejo del Mediterráneo", un lugar "donde las identidades se suman y los arraigos se comparten" y una ciudad que "encarna la pluralidad, el cosmopolitismo y la apertura".

Acuñando la expresión de Miguel de Cervantes, Rajoy ha afirmado que los españoles también sienten a Barcelona como "honra de España" y encuentran en ella "un carácter tan fiel a su identidad y sus raíces como abierto y acogedor".

Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención en el acto inaugural del I Foro Económico del Mediterráneo, al que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, sólo ha asistido al principio para saludar al jefe de Ejecutivo y al resto de participantes en el mismo.

Si algo nos enseña la historia es que estamos mejor en el encuentro que en el desencuentroEl presidente del Gobierno ha afirmado que el espíritu del Foro es que perviva un Mediterráneo como "eje de vertebración y de unidad", un mar que, ha dicho, "nunca ha sido una frontera, sino un horizonte de esperanza y un puerto seguro para la prosperidad".

"A lo largo de los siglos, de costa a costa y de una orilla a otra orilla, el Mediterráneo nos ha permitido reconocernos en el otro sin renunciar a lo que somos", por lo que "si algo nos enseña la historia es que estamos mejor en el encuentro que en el desencuentro, en la cercanía que en el alejamiento, en la cooperación que en los esfuerzos aislados", ha afirmado el jefe del Gobierno. 

Ante los ministros de Exteriores de los diez países participantes y otras autoridades, como la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, Rajoy ha manifestado su convicción de que la mejor vía para alcanzar la prosperidad y el bienestar es el "entendimiento" y que la colaboración e integración entre países "lejos de suponer una merma para nuestra identidad, la refuerza y la revitaliza".

Para Rajoy, la "ecuación exitosa" del crecimiento y el desarrollo en una Europa en tiempos de crisis económica es "más integración y menos fronteras". Tras su intervención en el Foro, el presidente del Gobierno se ha desplazado al Aeropuerto del Prat para regresar a Madrid, donde este miércoles por la tarde se reunirá con asociaciones de víctimas del terrorismo.

Frío recibimiento

Acompañado por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y al secretario general de la UpM, Fathallah Sijilmassi, Mas ha recibido a Rajoy al pie del vehículo, le ha dado la mano con el semblante serio y le ha transmitido su bienvenida a Barcelona y al Foro, marcado en los prolegómenos por el conflicto entre Gobierno y Generalitat por el papel que debía tener el presidente catalán en dicho encuentro.

Mas acusa al Gobierno de ejercer "imposiciones protocolarias"Seguidamente, han entrado a los jardines del recinto para hacerse la foto con los ministros de Exteriores de diez países de la UE y del norte de África que participan el I Foro Económico del Mediterráneo. Mas se ha situado entre Rajoy y el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y han seguido con los rostros serios mientras ambos presidentes intercambiaban algunas impresiones. El tono ha cambiado cuando el presidente de la Generalitat se ha dirigido al ministro: han sonreído y han hablado distendidos.

Después de recibir a Rajoy y antes de que empezara su discurso, se ha dirigido al Parlament para asistir al pleno previsto para esta mañana, y que empieza precisamente con la sesión de control al Govern. Ya en la Cámara catalana, Mas ha acusado al Gobierno de llevar a cabo "imposiciones protocolarias" mientras que él, como jefe del Ejecutivo catalán, mantiene la "dignidad" de forma "educada" para no generar "más tensión" entre los gobiernos central y catalán.

Primer foro económico

Este foro, que se desarrolla en la sede de la Unión por el Mediterráneo, es organizado por el denominado "5+5", el grupo compuesto por los cinco países del sur de Europa y los cinco norteafricanos que se sitúan a orillas del Mediterráneo. Por tanto, en Barcelona estarán representados España, Francia, Italia, Portugal, Malta, Marruecos, Argelia, Libia, Mauritania y Túnez, y en nombre de todos ellos, excepto de Italia, acudirán sus correspondientes ministros de Asuntos Exteriores.

Además, están presentes representantes de las organizaciones empresariales de todos esos países, entre ellos el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y máximos responsables de algunas de sus empresas, como Antonio Brufau (Repsol), Salvador Gabarró (Gas Natural (Fenosa) y Juan Miguel Villar Mir (OHL).

Ya se han institucionalizado desde 1990 reuniones de estos países en diversos ámbitos, pero aún no se había realizado ninguna con carácter económico. Fue el año pasado, en la reunión que mantuvieron en Malta los jefes de Estado o de Gobierno de los diez países, cuando se decidió que se convocara en Barcelona esta cita de carácter económico, en la que, según fuentes diplomáticas, se espera desarrollar las relaciones económicas y la cooperación con los países del Magreb por parte de los representantes europeos.

Participan cinco países del sur de Europa y cinco del norte de ÁfricaEl crecimiento de las exportaciones e importaciones a los países del norte de África es una muestra más de la trascendencia de un foro de estas características, según el Gobierno español, que destaca el enorme potencial que aún tienen las relaciones económicas y comerciales entre los integrantes del Magreb y cuyo desarrollo redundaría en su propio beneficio y en el de sus socios europeos.

Está previsto que durante la jornada haya un encuentro bilateral entre García-Margallo y el ministro de Exteriores argelino, Ramtane Lamamra, quienes presentarán una iniciativa de cooperación bilateral para fijar una estrategia sobre el agua y los recursos hídricos en el Mediterráneo occidental.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.