La oposición municipal rechaza el Plan Especial de la Marina Real por estar hecho "de espaldas" a los vecinos

Los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia --PSPV, Compromís y Esquerra Unida (EU)-- han votado este lunes en contra de someter a información pública el Plan Especial de la Marina Real Juan Carlos I de la ciudad por considerar que este documento está hecho "de espaldas" a los vecinos del entorno y que requería de mayor participación para su elaboración. La Comisión de Urbanismo del consistorio ha acordado esta jornada, con los votos del PP --al frente del gobierno local-- someter a información pública dicho plan.

Los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia —PSPV, Compromís y Esquerra Unida (EU)— han votado este lunes en contra de someter a información pública el Plan Especial de la Marina Real Juan Carlos I de la ciudad por considerar que este documento está hecho "de espaldas" a los vecinos del entorno y que requería de mayor participación para su elaboración. La Comisión de Urbanismo del consistorio ha acordado esta jornada, con los votos del PP —al frente del gobierno local— someter a información pública dicho plan.

El concejal socialista Vicent Sarrià ha comentado, en una rueda de prensa posterior a la comisión, que este documento, "vendido como el plan de un nuevo barrio" y como el proyecto de "un espacio para disfrute de todos los valencianos", es "el plan de un centro comercial" porque "se ha planteado como el parque temático del terciario".

Asimismo, ha criticado que se trata de "un plan en bruto que no concreta y desarrolla los usos" de la Marina Real sino que "los apunta pero no define con nitidez" y ha censurado que el "único objetivo" de este proyecto sea "el uso comercial" y "generar plusvalías". "La dársena ha de ser más que un espacio comercial. Kinépolis tiene la misma consideración que la dársena", ha lamentado el edil, que ha opinado que presenta "un recinto comercial, ni lúdico ni de convivencia".

Sarrià ha rechazado también que en el plan "se duplique la edificabilidad", que "se permita escalar hasta seis pisos en las zonas comerciales", que "se plantee en la lámina de agua bares y cafeterías" y que "se reserve un hito de 30 metros de altura para hotel". "Nada para dotaciones públicas en un espacio dedicado a la ciudadanía. Espero que pongan algún banco porque si no, la gente tendrá que pagar hasta para sentarse", ha argumentado.

El concejal del PSPV ha considerado que "con este plan se pierde la gran oportunidad de recuperar la dársena para disfrute de todos los valencianos" y ha criticado también que no se haya dado antes de su redacción "el proceso de participación pública" que requiere "un proyecto fundamental".

"Una vez redactado el plan de usos, es difícil cambiarlo", ha señalado, a la vez que ha reiterado que los edificios y usos se han planteado "para hacer caja, sin visión integral para el disfrute de los valencianos". Vicent Sarrià ha censurado, por otro lado, que sea "un proyecto unipersonal" y que se haya "adjudicado a dedo al arquitecto de cámara de la alcaldesa", Rita Barberá.

Por su parte, el portavoz municipal de Compromís, Joan Ribó, ha destacado, en un comunicado, como ha planteado en la Comisión de Urbanismo, "la necesidad de abrir la Marina Real a los vecinos de la ciudad". "Dentro de nuestro modelo de ciudad contemplamos una Marina abierta y participativa para los vecinos. Habría que tener en cuenta la opinión de las asociaciones de vecinos y comerciantes de los barrios y del sector del turismo de la ciudad", ha dicho.

Ribó ha censurado que el Plan Especial de la Marina Real se haya encargado a "José Maria Lozano", "sin un proceso abierto y competitivo, como marca la Ley de Contratación de las Administraciones Públicas". Asimismo, ha rechazado "la construcción de un hotel de 30 plantas cuando en la ciudad hay un exceso de oferta hotelera" y ha advertido de que todas las bases de la America's Cup "serán derruidas" y de que se prevé "construir tres edificios delante de los tinglados del puerto, edificios protegidos".

Por su lado, el portavoz de EU, Amadeu Sanchis ha lamentado que este plan descarte "que la fachada marítima no se convirtiera en una zona de explotación económica a espaldas de los barrios del Cabanyal, Malvarrosa, Nazaret y Grao y, por tanto, también del resto de la ciudad". "A quién pretende engañar el PP con el denominado Plan de Participación si cuando los ciudadanos quieran dar su opinión ya estará todo decidido y aprobado", ha preguntado el concejal.

"proyecto megalómano"

Así, ha considerado que éste es "un proyecto megalómano y alejado de la realidad que ha superado las peores y más pesimistas expectativas para esta zona de Valencia". Sanchis ha considerado que los diferentes usos que se pretenden incluir en el planeamiento "responden más a la situación económica y política que se vivía en 2007, cuando se hizo la Copa América" que al momento "de crisis actual.

Igualmente, ha rechazado la construcción de nuevos hoteles, teniendo en cuenta que la capital "ya no tiene la afluencia turística de lujo que pudo tener hace seis años" y ha pedido para los docks el Museo Marítimo de la ciudad. El responsable de EU ha censurado también que se haya encargado al arquitecto José María Lozano el planeamiento y ha dicho que esto no ha sido "una casualidad", teniendo en cuenta que "es uno de los pocos arquitectos que apoya la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y, por tanto, el arquitecto de la alcaldesa y del PP".

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento