El dragado, la minería y el gas en Doñana "amenazan" la región

Miles de ánades en el Cerro de los Ánsares, una zona de dunas de Doñana.
Miles de ánades en el Cerro de los Ánsares, una zona de dunas de Doñana.
José Manuel Vidal / EFE

Cuatro de cada diez andaluces consideran que la protección del medio ambiente ha empeorado en los últimos dos o tres años en la comunidad, según el Barómetro de Opinión Pública de Andalucía, del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA), correspondiente a 2012.

Los ecologistas, por su parte, denuncian los problemas «más graves» que actualmente «amenazan» el equilibrio medioambiental de la región.

Al detalle

Dragado del río. El proyecto, impulsado por el Puerto de Sevilla, tiene tantos partidarios como detractores. El estuario «está moribundo», asegura a 20minutos Lola Yllescas, portavoz de Ecologistas en Acción en Andalucía. Y el dragado del Guadalquivir «le daría la puntilla», concluye. Además, «perjudicaría a la actividad pesquera del Golfo de Cádiz, ya que las especies pescables crían sus larvas en el río», añade Juanjo Carmona, técnico de la oficina de Doñana de WWF.

El Puerto de Sevilla, por su parte, ha indicado a este periódico que el dragado es «inexcusable» para la ciudad y su zona de influencia, tanto en «materia de empleo como económica». La Comisión Europea acaba de pedir a las autoridades españolas información sobre el proyecto, mientras que la Junta mantiene que la iniciativa no debe acometerse hasta «no garantizar la protección medioambiental».

Minería. Las próximas reaperturas de las minas de Riotinto y Aznalcóllar (cuyo vertido tóxico en 1998 supuso el mayor desastre medioambiental de la comunidad) preocupan «seriamente» a los ecologistas. «Vamos a ser muy rigurosos y a estar muy encima para controlar en qué circunstancias se van a ejecutar ambos proyectos», asevera Yllescas, que mantiene que en Andalucía se sigue «haciendo una minería del siglo XIX». Desde la Consejería de Innovación aseguran a 20minutos que estas actividades se van a retomar «con todas las garantías económicas, sociales y medioambientales». Ahora está abierto el concurso para la explotación del complejo de Aznalcóllar, que la Junta prevé abrir en 2015. Ya funcionan Cobre las Cruces y Matsa.

Doñana. El problema más «grave», según los ecologistas,  que afronta este espacio natural es el de los proyectos de extracción, ampliación y almacenamiento de gas. Los tres cuentan ya con la declaración de impacto ambiental (DIA) que concede el Gobierno central, pese a que «no se ha realizado un estudio sismológico», denuncia Ecologistas en Acción. Desde WWF exigen que «no se lleven a cabo». La Junta recuerda que estas actividades deben obtener también el visto bueno autonómico, que no se concederá «si afecta a las personas y al medio ambiente». Por otro lado, las asociaciones piden que la Administración andaluza actúe contra los acuíferos y pozos «ilegales», así como contra la «contaminación del agua».

Protección del litoral. El Plan de Protección del Corredor del Litoral Andaluz, que dejó en herencia el anterior consejero Luis Planas, impedirá que se construya en los primeros 500 metros de la costa. Las organizaciones medioambientales están «satisfechas» con el documento, pero Ecologistas en Acción puntualiza que sí se van a permitir las edificaciones que «generen empleo y riqueza», extremo que rechazan. La Junta recuerda que el plan se está explicando «en cada provincia costera con todos los implicados».

Demolición del Algarrobico

El vertedero de residuos de Nerva (Almería) y el depósito radioactivo de El Cabril (Córdoba) se encuentran también en el punto de mira de los ecologistas. La Junta asegura que se trata de dos instalaciones «seguras, con todos los permisos en regla y que no suponen ningún peligro para los ciudadanos». Otros asuntos, como el del hotel El Algarrobico (Almería), se encuentran ya «prácticamente» resueltos, a expensas solo de que se lleve a cabo la demolición.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento