El dictador Francisco Franco mantendrá los Máximos Honores de Salamanca, la medalla de oro de la ciudad y la distinción como alcalde de honor a la perpetuidad, después de que el Ayuntamiento de la ciudad , con los votos del PP, se opusiese en pleno municipal extraordinario a revocar los acuerdos municipales por los que se le concedieron estos reconocimientos en los años 1948 y 1964 respectivamente.

Estos hechos son lesivos para la imagen pública de Salamanca

Esta convocatoria extraordinaria del pleno municipal se zanjó en poco más de diez minutos y daba respuesta a la moción presentada por el PSOE el pasado día 18 con la que se pretendia anular los honores aún vigentes del Generalísimo.

Según el Partido Socialista, ambos hechos son “lesivos para la imagen pública de Salamanca” y no pueden ser aceptados por una corporación democrática como la actual y califica la actitud del PP como un acto de cobardía democrática.

El PP responde ante las críticas del PSOE

Ante estas declaraciones, el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Fernando Rodríguez, recordó que en 31 de marzo de 1982, cuando el PSOE gobernaba el Ayuntamiento de Salamanca en coalición con el Partido Comunista y junto a UCD, los tres grupos políticos aprobaron una moción por unanimidad para conceder la distinción de alcalde honorario, con carácter vitalicio y exclusivo, a S.M. El Rey.

Así, se preguntó por qué no se anuló entonces lo que hoy se pretende revocar y planteó si no era lesivo para la imagen de la ciudad y si la corporación del momento no era democrática.

Mirando al pasado sin atender al futuro

Desde su punto de vista, “ahora hay un Gobierno radical que está por dividir a los españoles”.

Frente a las críticas recibidas considera que su argumento es endeble y que el Gobierno municipal “no tiene ningún apego a ninguna dictadura”, cuando otros "la tienen de la segunda república".

Para el portavoz municipal, el debate en torno a revocar las distinciones a Franco “importa muy poco a los salmantinos” a quienes le importan más “sus problemas reales”, entre ellos, la unidad del Archivo de la Guerra Civil.