El presunto miembro de ETA Iker Aguirre Bernadal, detenido esta mañana en Portbou (Gerona), tenía como planes crear una estructura estable de la banda terrorista en un punto de la costa mediterránea, desde Cataluña a Andalucía, según sospechan los expertos antiterroristas de la Policía.

En el momento de su detención portaba 3.000 euros en metálico, seis documentos nacionales de identidad falsos y manuales para la fabricación de explosivos, precisaron fuentes próximas a la investigación.

En el momento de su detención portaba seis DNI falsos y manuales para la fabricación de explosivos 

Todos esos elementos en poder de un etarra 'liberado', huido de la 'kale borroka' en Vizcaya, hacen concluir a los agentes antiterroristas que ETA le había ordenado introducirse en España para montar un 'comando' en algún punto de la costa mediterránea, desde Cataluña a Andalucía.

La detención ha sido practicada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la Brigada Provincial de Información de Barcelona durante uno de los controles que practican a diario para detectar la presencia de delincuentes extranjeros que intentan introducirse en España.

Cuando los agentes comprobaron que se trataba de un ciudadano español que llevaba seis DNI falsos inmediatamente sospecharon de que fuera un miembro de ETA.

El cotejo de huellas confirmó sus sospechas.

Controles diarios

Fuentes policiales explicaron que estos controles permiten detectar todos los días a peligrosos delincuentes procedentes del Este de Europa e, incluso, de Asia.

Además de elementos del crimen organizado, los agentes intentan evitar la entrada de islamistas radicales y, como ha ocurrido hoy, de terroristas de ETA.

La detención tuvo lugar en un tren procedente de Perpignan con destino a la estación de Barcelona-Sans.

Aguirre Bernadal tiene en vigor una Orden Judicial de Búsqueda, Detención e Ingreso en Prisión dictada por la Audiencia Provincial de Vizcaya en Julio de 2004, por atentado y desórdenes públicos.