Dos ciudadanos sacando dinero de un cajero automático en Pekín. (Diego Azubel / China)
Dos ciudadanos sacando dinero de un cajero automático en Pekín. (Diego Azubel / China) Diego Azubel / China

China, la cuarta mayor economía del mundo, ha crecido a tasas de dos dígitos durante cuatro años consecutivos.

La economía de China creció un 10,7% en 2006, su ritmo más veloz en más de una década, ya que la inversión y las exportaciones continuaron fuertes a pesar de una serie de medidas gubernamentales para mantener controlada la expansión.

A ese ritmo, la producción de China podría exceder a la de Alemania y pasar al tercer puesto en el listado mundial en 2008.

Ese año, el país expondrá su meteórico ascenso cuando sea anfitrión de los Juegos Olímpicos. En 2005, la economía china había superado a la de Reino Unido.

En pleno auge

"El mensaje es que la economía está en pleno auge y yo proyecto que crecerá 10,7% de nuevo en 2007", dijo Tim Condon, responsable de análisis de mercados financieros de Asia de ING, en Singapur.

La economía está en pleno auge y proyecto que crecerá 10,7% de nuevo en 2007

China casi ha duplicado su producción nacional en cinco años, montada sobre una ola sin precedentes de industrialización, urbanización e inversiones que tuvo lugar después del ingreso del país a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001.

El tono de los comentarios recientes de los dirigentes de China, ansiosos por crear empleo, sugiere que piensan que el ritmo apabullante de crecimiento puede sostenerse, y que los riesgos que implica son manejables.

Más de 2.000 dólares de renta

Con un Producto Interior Bruto (PIB) que ahora suma 20,94 billones de yuanes, el ingreso per cápita de la población de China, de 1.300 millones de habitantes, ahora supera los 2.000 dólares, pero está muy lejos de los 42.000 dólares de Estados Unidos.

Aún así, varios economistas dijeron que ellos prevén que las autoridades moderen el avance de la economía por medio de alzas de los tipos de interés, posiblemente en este trimestre, y también permitiendo una apreciación más veloz del yuan para contener las exportaciones.

El ritmo de 10,7% de expansión fue más rápido que las estimaciones oficiales preliminares, que calculaban un aumento del 10,5%. Representó un incremento desde el 10,4% de 2005 y fue la tasa más fuerte desde el 10,9% de 1995.