casas en tres dimensiones
Recreación virtual de un salón comedor en dos alturas.
El diseño de casas está ahora, gracias a la informática, al alcance de todos. Las grandes superficies y muchas marcas de decoración y bricolaje incluyen ya la opción de descargar en sus páginas web un programa con el que se puede visualizar cómo quedaría la vivienda después de hacer los arreglos que planeamos, y sin tener que arriesgarse primero a afrontar una obra de la que nos podemos arrepentir.

Estos softwares van desde la combinación de un color con una pared –en el caso de algunas casas de pinturas– hasta el diseño de una casa completa desde la nada. El último modelo lanzado al mercado y desarrollado por Data Becker, por ejemplo, incluye más de 4.000 objetos y muebles en tres dimensiones, una gran gama de colores y texturas de realismo fotográfico.

Para utilizarlos, basta con instalarse el programa en el disco duro y diseñar un proyecto nuevo o reproducir un espacio real escaneando los planos e introduciendo las medidas. A partir de entonces ya podremos visualizar las estancias prediseñadas en tres dimensiones. Algunos programas permiten integrar muebles reales añadiendo objetos auténticos de fabricantes internacionales.

Existen aplicaciones para todos los bolsillos. Los programas de diseño industrial, recomendados también para ciertos profesionales como decoradores de interiores, pueden rondar los 200 euros; mientras que los programas de autodiseño, para reproducir espacios ya existentes, pueden encontrarse por menos de 50 euros o se pueden descargar gratis de las páginas webs de las grandes superficies.

Ayuda profesional

A pesar del carácter práctico de estas aplicaciones, ninguna de ellas asegura la fiabilidad absoluta en sus medidas ni asume la responsabilidad en caso de error. Así, desde las propias marcas que las ofrecen o desde los mismos fabricantes se advierte que este tipo software es un complemento del profesional y en ningún caso un sustituto, y que se debe acudir a él antes de afrontar la reforma.