El teniente de alcalde de Fago, Enrique Barcos, convocó ayer asamblea vecinal extraordinaria para el próximo 22 de febrero, con el objeto de elegir al sucesor de Miguel Grima (PP), que falleció de muerte violenta el pasado 12 de enero. Mientras, continúan las investigaciones para esclarecer el crimen del primer edil.

Fago es un municipio que cuenta sólo con 17 residentes fijos en invierno, por lo que, al tener menos de 100 habitantes censados, se rige por el sistema de concejo abierto. Será la asamblea de todos los vecinos la que proclamará el 22 de febrero a los posibles candidatos a la alcaldía, y elegirá entre ellos al sucesor de Miguel Grima.

Según fuentes del PP, hay ya varios vecinos que estarían dispuestos a hacerse cargo del mando municipal.

Mientras tanto, los investigadores del crimen de Grima siguen cotejando los resultados de los análisis de ADN efectuados a habitantes de la zona con las pistas recogidas, y se siguen barajando diversas hipótesis sobre el suceso.

Con funeral y sin incinerar

Miguel Grima había dicho a sus allegados que, tras su muerte, no quería que se celebrara funeral religioso por él. Además, deseaba que su cuerpo fuera incinerado. Sin embargo, ayer se ofició en la catedral de Jaca un funeral por Grima, a instancias del PP, y su cadáver no ha sido incinerado, por orden judicial, por si tuviera que ser exhumado para recabar pruebas.