Una vez desmontados, los restos arqueológicos se guardarán en los terrenos de la feria donde está ubicado el campo de maniobras de Metro.