Mas no acudió al acto con Santamaría para "mantener la dignidad" de la Generalitat

  • Mas debía cerrar los discursos pero la Moncloa decidió que lo hiciera Sáenz de Santamaría, en calidad de presidenta en funciones.
  • Francesc Homs atribuye la decisión del president a una cuestión de autoestima por las instituciones y lo que representan.
  • "No lo hice molesto, no fue un golpe sobre la mesa", asegura el presidente de la Generalitat.
  • La vicepresidenta se enteró del desplante cuando aterrizó su avión en Barcelona.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría durante el acto al que no acudió Artur Mas.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría durante el acto al que no acudió Artur Mas.
EFE

El presidente catalán, Artur Mas, ha afirmado este viernes que decidió no ir al acto de Fomento del Trabajo, presidido por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para mantener el "prestigio y la dignidad" de la Generalitat.

Mas declinó el jueves a última hora ir al acto de entrega de premios de Fomento en Barcelona al conocer que la vicepresidenta cerraría el turno de discursos de autoridades y protocolariamente quedaba delante de él, al figurar como presidenta del Gobierno en funciones, ya que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, está de viaje a Panamá.

Mas culpa al Gobierno español

"No lo hice molesto, no fue un golpe sobre la mesa, simplemente fue una decisión para dejar claro que en Cataluña, si no viene la Casa Real o el presidente del Gobierno español o el presidente del Senado y del Congreso, que son los que protocolariamente están por delante del presidente de la Generalitat, los actos los preside el presidente de Cataluña", ha afirmado Mas en declaraciones a los medios en Sort.

Mas ha afirmado que esta norma, que "no se puede perder" y "aún menos" en las circunstancias actuales, quedó "en entredicho" cuando el Gobierno marcó que Sáenz de Santamaría acudía al acto como presidenta en funciones, por delante de Mas en grado protocolario.

"Quedó en entredicho -el orden protocolario que sigue la Generalitat-, no lo critico pero fue así, y preferí mantener el prestigio y la dignidad de la institución", ha incidido el presidente catalán. El jefe del Govern ha afirmado que Fomento del Trabajo "no tiene ninguna responsabilidad" de lo que pasó, como "tampoco tiene ninguna responsabilidad la Generalitat, a la que le cambiaron las condiciones pocas horas antes" del acto.

"Quien tiene la responsabilidad es el Gobierno español", ha concluido Mas, quien ha añadido: "Ellos toman su decisión y yo la mía". En este sentido, el jefe del Govern ha explicado que en el último momento "cambiaron" las "condiciones" en las se había sido invitado y que la Generalitat, como "máxima institución" de Cataluña, no podía "quedar en segundo orden".

Así, para evitar "un mal precedente", Mas no acudió a Fomento y delegó la representación en el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, "con quien la Generalitat estuvo perfectamente representada".

El consejero de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha asegurado este viernes también que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no acudió al acto de entrega de las medallas de honor de Fomento del Trabajo al que también asistía la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por un desacuerdo en el protocolo y no "sentar" precedente.

Mas debía hablar el último

Según fuentes de la Generalitat, se había acordado que Mas hablara después de ella como presidente, pero la vicepresidenta preveía hablar tras él porque Sáenz de Santamaría no ejercía de vicepresidenta, sino de presidenta en funciones dado que Mariano Rajoy está de viaje oficial en la Cumbre Iberoamericana.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Homs ha sostenido que el Gobierno quiso hacer una lectura estricta de un protocolo que tienen e "impuso" esa situación, y ha afirmado que el Govern no lo podía aceptar porque es una cuestión de tener autoestima por las instituciones y lo que representan.

Al entender que no se puede delegar la representación de un país, "el presidente se estimó más, sin tener nada en contra de Fomento, no sentar ese precedente porque a partir de aquí te van arrinconando y eso no lo podemos permitir como país", ha asegurado.

Homs ha sostenido que el diálogo con el Estado existe, pero que "cuesta mucho que dé cualquier tipo de fruto".

La vicepresidenta defiende su postura

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho este viernes que debe ser el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien explique por qué declinó asistir a la entrega de medallas de la patronal catalana Foment y ha recordado que ella ejerce de jefe del Ejecutivo en funciones en ausencia de Mariano Rajoy, que se encuentra en Panamá.

En rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha sido preguntada reiteradamente por la ausencia de Mas en la entrega de estas medallas al saber que cerraría el acto la vicepresidenta y no él al figurar como presidenta del Gobierno en funciones.

Sáenz de Santamaría, quien se enteró del plante cuando aterrizó en Barcelona el avión en el que viajaba, ha insistido en que hay una norma que establece que el vicepresidente -en este caso ella- ejerce de presidente en funciones en ausencia de éste.

Con todo, la vicepresidenta ha querido dejar claro que no era un acto organizado por el Gobierno, sino por la patronal catalana, y ni ella, ni Mas si hubiera asistido ni el alcalde de Barcelona, Xavier Trías, estaban en su propia "casa", sino invitados por una institución tan relevante y de tanta "trayectoria histórica" como el Foment.

También ha alegado que era un acto en el que todos tenían algo que decir dentro de su ámbito competencial, y para el Gobierno era "importante" estar representado y conocer de primera mano las necesidades e inquietudes del empresariado catalán.

"Me invitaron, me pareció un honor que me invitaran a entregar esos premios y fui", ha zanjado la vicepresidenta, en cuya opinión es Artur Mas quien tiene que explicar las razones por las que declinó acudir y delegó en otra persona.

Ha abundado en esta idea al apuntar que no le corresponde a ella "dar explicaciones de lo que hacen otros". "Yo preferí estar porque mi agenda me lo permitía", ha remachado. La vicepresidenta ha dicho desconocer lo que hablaron los servicios de protocolo de Moncloa y los de la Generalitat y ha indicado que ella se limitó a prepararse su intervención en el acto.

Ahora bien, ha insistido en que el servicio de protocolo del Gobierno hace "lo que marcan las normas", que en este caso dicen que la vicepresidenta ejerce de presidente en ausencia de éste.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento