Las obras de construcción de un aparcamiento y 175 nuevas viviendas han provocado la aparición de grietas en los números 7 y 9 de la calle Vega de Altzaga y en el 4 de la plazoleta San Agustín. Un informe del Ayuntamiento señala que no hay garantía de que las viviendas se puedan mantener en pie. Por eso, las han apuntalado. Los vecinos, de momento, han sido realojados en hoteles y en pisos de Artrabudua.