Aunque por el momento se trata sólo de una recomendación, también ha advertido que si pasado un tiempo se detecta que los conductores la ignoran y manipulan  el navegador GPS mientras conducen, Tráfico podría «prohibir» su utilización con el vehículo en marcha, al igual que ocurre con los teléfonos móviles.