«No me quedaré ni un segundo más», dijo en la primera rueda de prensa desde que la Fiscalía General anunciase que iba a presentar cargos por  varios delitos sexuales, abuso de poder y obstrucción a la justicia. Sus abogados presentaron una petición al Parlamento para que lo exima de sus funciones durante tres meses.