Las compañías de telefonía móvil quieren subir el precio del establecimiento de llamada y del coste de cada minuto para compensar la prohibición de la práctica del redondeo al alza.

En marzo entrará en vigor la nueva Ley 44/2006, que aumenta la protección de los consumidores y que obliga a las compañías telefónicas a facturar por segundos, en lugar de minutos o fracciones de minuto, como venían haciendo hasta ahora.