El cine está de capa caída en A Coruña. Con el cierre de los Chaplin y los Equitativa, sólo quedan dos multicines de cadenas nacionales que compiten en la ciudad apostando por una cartelera insistentemente similar. Pero que la oferta disminuya a marchas forzadas, no impide que sentarse en una sala a ver una película cada vez sea más caro. Y cada vez tenga menos adeptos.

Según los últimos datos del Ministerio de Cultura, los coruñeses se gastaron el pasado año 10,6 millones de euros en ir al cine, lo que supone una media de 9,3 euros por persona, un gasto que apenas da para película y media. Y es que los dos cines que sólo quedan en la ciudad cobran 6,20 euros por película, lo que sitúa A Coruña como la tercera urbe más cara de España, sólo por detrás de Barcelona (6,33 euros de medida) y Madrid (6,21).

Hace dos años el precio de las salas herculinas no llegaba a los 6 euros y, sin embargo, el gasto de los coruñeses era bastante mayor que ahora, en torno a los 11 euros. Y eso que entonces los cines de A Coruña ya se encontraban entre los más caros de España.

Según datos de Federación de Consumidores  en Acción (Facua), A Coruña también puede ‘presumir’ de tener el día del espectador más prohibitivo de todo el país: 5 euros.

La competencia será más dura

Aunque el descenso recaudatorio de las salas de cine se extiende por toda España, en A Coruña ha sido más fuerte. La clave está en que los cines Equitativa y Chaplin –los últimos en cerrar– apostaban por ofrecer las películas que no se estrenaban en Los Rosales. La estrategia nos les fue bien y sí logró situar el multicine de Yelmo Cineplex en el número 19 del ranking nacional de recaudación. La apertura en 2005 de las 11 salas de Filmax y su competencia directa no aumentó la cinefilia: los espectadores fueron a menos y se dividieron. En 2008 continuará el reparto con las 12 salas de Someso.