No tiene usted la imagen típica de la empollona.

No lo soy. Los que me conocen saben que no me paso la vida estudiando. Mi vida es como la de cualquier otra chica de mi edad.

Pero para conseguir la medalla de bronce en la Olimpiada de Física...

Eso no es por estar todo el día hincando los codos. La física se me da bien, nada más. Sin embargo, las matemáticas aun me gustan más.

¿Y por qué no estuvo en las Olimpiadas Matemáticas?

Porque son muy difíciles.

¿Cuántas horas estudia cada día?

No tengo una rutina establecida. Suelo ponerme a estudiar sólo cuando llegan los exámenes.

¿Cómo le van las cosas este curso?

Un poquito peor que en el anterior porque todo es más complicado. Creo que mis notas van a ser más bajas.

¿Pero cuál fue la nota del año pasado?

Saque una media de 9,8.

¿Cómo fue la Olimpiada?

Una experiencia muy interesante. Lo pasé muy bien, a pesar de los nervios. Además, conocí a mucha gente.

¿Cuál es la profesión que más le gustaría?

No lo sé. Voy a estudiar matemáticas en la Universidad porque me gusta, no porque piense tener un día una profesión relacionada con mis estudios. Además, como no aspiro a tener mucho dinero, creo que me conformaré con lo que me toque.

¿De casta le viene al galgo?

Es muy posible que así sea. Mi madre es física y mi padre, matemático.

¿Cuáles son sus aficiones?

Me gusta mucho viajar, salir con los amigos, leer...

¿Qué lee?

Leo novela. Me sirve para evadirme.

BIO

Nació y vive en Sevilla. Tiene 17 años. Estudia 2º de bachillerato en el instituto San Francisco de Paula.