Las empresas concesionarias de los aparcamientos están decididas a lanzarle un órdago al Concello para que mejore la propuesta de tarificación por minuto que les ofreció hace apenas diez días. Su propósito es claro: empezar las negociaciones con los responsables de Mobilidade exigiendo un incremento de 5 céntimos el minuto en las tarifas que contemplaba dicha propuesta.

Esta subida afectaría también a los bonos semanales y mensuales. Además, los bonos diarios desaparecerían y se tarificaría por minuto el día completo.

Según el responsable de uno de los aparcamientos, con las tarifas propuestas por el Concello, los aparcamientos podrían quebrar. Creen que los impuestos que pagan son desorbitados y que una ampliación de las concesiones no es la solución.

La primera idea de las concesionarias, según las mismas fuentes, era aumentar sólo el precio de los primeros minutos, pero eso no lo permite la nueva Ley. No obstante, los implicados son conscientes de que su pretensión es exagerada y opinan que, sólo así, tendrán un margen amplio para negociar con el Concello un precio más razonable.

Las conversaciones entre las empresas y el Gobierno municipal podrían empezar «a finales de febrero», según el concejal de Urbanismo, José Manuel Figueroa.

El ejemplo de A Coruña

Los problemas que presentan los aparcamientos vigueses para tarificar por minuto no se produjeron en otras ciudades gallegas. En A Coruña, 11 de los 24 parking públicos empezaron a cobrar por minuto el pasado 1 de enero. Las tarifas oscilan entre los 1,7 cts. por minuto y los 2,5 cts., aunque se renegociarán cuando entre en vigor la nueva Ley.