El transporte por barco de la Ría de Vigo está en la cuerda floja porque, según señaló ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Abel Caballero, «la gente prefiere viajar en coche porque ahora el peaje es gratis».

En este caso, las cifras no mienten: en sólo un año, el número de pasajeros de las navieras que unen Vigo y la península de O Morrazo ha caído un 10,73%, pasando del 1.149.331 pasajeros de 2005 al 1.029.081 de 2006.

Para solucionar este descenso, la Autoridad Portuaria asegura no tener preparado ningún plan. «La cuestión depende de la empresa que se encarga del transporte, no de nosotros», afirmó ayer Caballero.

Precisamente el monopolio del transporte de la Ría está hoy en entredicho. La Unión Europea ha advertido de que esta situación no se puede mantener, por lo que la Xunta ya ha presentado el informe necesario con la información requerida por Europa.

Actualmente, según la Consellería de Política Territorial, «la cuestión se sigue negociando».

Ahora bien, el número de pasajeros será cuestión determinante para que las empresas se interesen por prestar este servicio y romper de esta forma con el monopolio actual.

Hoy, es Mar de Ons la que se encarga de cubrir los trayectos Vigo-Cangas y Vigo-Moaña con 32 viajes diarios para cada destino, desde las 6.30 horas hasta las 22.30, de lunes a viernes.

Pero, como recuerdan desde la Autoridad Portuaria, la importancia de la economía y los viajeros prefieren viajar en coche antes que pagar 1,85 euros por el billete de barco.

El peaje de Rande se suprimió el 23 de mayo y, desde entonces, al día más de 50.000 vehículos cruzan la Ría sin pagar un céntimo. Este puente es el más tramo más transitado de la AP-9 y multiplica por dos la media de la vía, que se sitúa en 22.565 coches diarios.

Crecimiento histórico del Puerto

El Puerto de Vigo ha experimentado un crecimiento histórico en 2006. Con el único descenso de los pasajeros, el resto del tráfico de mercancías ha experimentado un incremento de un 11,1% en un año, llegando a superar los 4,7 millones de toneladas de mercancías. Unas mercancías en la que abundan los vehículos, los contenedores, los congelados, la maquinaria, el material de construcción, la pesca fresca y el granito. Con estas cifras, el puerto vigués multiplica casi por tres el crecimiento medio de los restantes puertos españoles, que se situó en torno al 4% en el pasado ejercicio.