El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró que el terrorismo quizá esté en su fase final, aunque ésta pueda durar años, y pidió al PP que evite la "confrontación grave" a pesar de que, en ese contexto, sea lógico que el debate entre los partidos se intensifique.

Los ciudadanos no valorarán bien a quienes no quieran facilitar acuerdos, diálogos y consensos

Interpelado por el juez Baltasar Garzón en la inauguración de un seminario sobre los derechos y la justicia en Iberoamérica, Zapatero señaló que hay dos factores que influyen en que exista el actual disenso: "que quizá estemos en la fase final", y que se necesita un tiempo "largo" para asumir una derrota electoral y hacer autocrítica.

Tras recordar su apuesta por los acuerdos con el Gobierno del PP cuando él era el líder de la oposición, Zapatero se mostró convencido de que "los ciudadanos no valorarán bien a quienes no quieran facilitar acuerdos, diálogos y consensos".

Al ser preguntado por Garzón sobre las dificultades para llegar a un punto de encuentro con el PP en la lucha contra el terrorismo, Zapatero consideró que el debate se hace más intenso cuando se advierte que se acerca el final y "quizá estemos en el final", aunque no se sepa "cuánto durará" esa etapa ni qué dificultades conllevará.

A su juicio, en esa percepción "coinciden buena parte de los análisis, de la lógica".

Cuanto más tiempo se tarde en hacer la autocrítica y en renovar el proyecto, más tiempo no tendrás el respaldo de los ciudadanos

Respetando la necesidad de que exista un debate, el presidente del Gobierno apostó por evitar "la confrontación grave, que es lo que en algún momento podemos vivir", ya que "es un error para todos, para quien la alimenta y, desde luego, para afrontar el final de la violencia".

Junto a esta cuestión, a su juicio, también influye en el enfrentamiento el tiempo que se necesita para asumir la derrota electoral, un proceso de reflexión que deben hacer todos los grandes partidos cuando pierden el Gobierno, tanto el PSOE como el PP.

"Cuanto más tiempo se tarde en hacer la autocrítica y en renovar el proyecto, más tiempo no tendrás el respaldo de los ciudadanos", aseguró.

Democracia y ciudadanos

Para Zapatero, la esperanza es que, como siempre que hay "diatribas", "los ciudadanos elegirán el camino e impondrán su ley".

El presidente del Gobierno recordó las críticas que tuvo su política de pactos cuando estaba en la oposición, pero destacó también que los ciudadanos valoraron esa política de diálogo y de entendimiento en temas trascendentales, como la política antiterrorista o la justicia.

"La posibilidad de buscar puntos de encuentro aunque haya disensos es una tarea que fortalece a quien la lidera, que fortalece a quien la propone, legitima a quien la lleva a la práctica y acredita a quien la respeta", afirmó.

El jefe del Ejecutivo se mostró convencido de que "no hay democracia que ceda a la violencia" y aseguró que no tiene ninguna duda de que el sistema democrático "vencerá".

"La democracia siempre gana a la violencia, garantiza la unidad del país y lo que queda como pregunta es cuánto tiempo los violentos permanecerán en el fanatismo criminal sabiendo que nunca ganarán, que lo único que pueden producir es dolor", manifestó.

Independecia judicial

Garzón, quien actuó de entrevistador de Zapatero a lo largo de más de hora y media, preguntó también al presidente del Gobierno por la independencia del Poder Judicial en España.

Zapatero aseguró que no ha habido ningún gobierno de la democracia que haya sido más respetuoso con las decisiones adoptadas por el Poder Judicial que el suyo y garantizó que el sistema judicial no está presionado por su Gobierno "en ningún aspecto".

Los actores políticos deben ser escrupulosamente respetuosos con las decisiones judiciales

En ese contexto, reclamó a todos los actores políticos "ser escrupulosamente respetuosos" con las decisiones judiciales y no hacer ningún tipo de valoraciones, algo que él, aseguró, nunca hizo cuando estuvo en la oposición.

Según manifestó, es "imposible" encontrar a "un solo juez" que pueda decir que él le ha hecho algún tipo de petición.

Respecto a la situación del Ministerio Fiscal, el jefe del Ejecutivo consideró que no hay buenas estadísticas judiciales, algo "imprescindible" para hacer una política criminal adecuada.

A su juicio, la Fiscalía General del Estado "tiene que avanzar para cobrar más fuerza y más poder".

A la inauguración del seminario, organizado por la Obra Social de La Caixa y el Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York, asistieron, entre otros, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Divar, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, y el portavoz del CGPJ, Enrique López.