Cuando está completo, los coches se amontonan a esperar que haya hueco, y se tapona la Acera del Darro, tanto para seguir al frente como para girar a la derecha. A veces la Policía regula, a veces no.