Sánchez-Camacho
La líder del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, en la sala de prensa del Parlamento de Cataluña. PAULA MATEU / ACN

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, ha cargado este martes contra el propietario de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, y ha negado que encargara la grabación de su almuerzo con María Victoria Álvarez en el restaurante La Camarga.

En declaraciones a Antena 3, ha reaccionado así al contenido del libro de Marco, que avanza El Mundo y en el que se la acusa de haber encargado la grabación y se señala que el jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, fue el impulsor del encuentro con la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola.

"¡Qué barbaridad! Es rotundamente falso. Mi capacidad de sorpresa cada día es mayor. A mí nadie en la vida me había mencionado ni hablado de Método 3. Jamás he conocido a estas personas, no les he puesto cara en la vida", ha asegurado.

Si algunos quieren vender libros, la campaña de promoción se la deben hacer otros"Si algunos quieren vender libros, yo creo que la campaña de promoción se la deben hacer otros", ha añadido Camacho, que pondrá en manos de sus abogados el contenido del libro para valorar posibles acciones judiciales.

También ha censurado que Marco aún no le haya pagado los 80.000 euros que le debe por reconocerse "como responsable" de la grabación en el ámbito civil, por lo que ha urgido a pagarle.

Camacho ha aprovechado para cuestionar la credibilidad de Marco, destacando que no solo está imputado en el caso de La Camarga, sino también por "casos de seguimiento" al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

En el libro, Marco acusa a la líder popular de cobrar sobresueldos, cuestiona dudas acerca de su tren de vida, y también de provocar su detención porque "no quería que se supiera que conocía los manejos de los Pujol desde 2010".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.