Logo del sitio

Descubren una posible diana terapéutica para frenar el crecimiento de los tumores

  • Lo han hallado científicas del centro de investigación IDIBELL.
  • La proteína p110alfa dificulta la formación vasos sanguíneos.
  • Las células tumorales no crecen tan rápido si no reciben el oxígeno y los nutrientes necesarios.
Las investigadoras del Idibell Adriana Soler, Helena Serra y Mariona Graupera (d), jefa del grupo de investigación en vías de señalización en angiogénesis.
Las investigadoras del Idibell Adriana Soler, Helena Serra y Mariona Graupera (d), jefa del grupo de investigación en vías de señalización en angiogénesis.
IDIBELL

Científicas del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) han descubierto una posible diana terapéutica con la que se podría frenar el crecimiento de tumores: la proteína p110alfa.

La p110alfa es una isoforma (una variante) de la proteína PI3Kinasa que presenta alteraciones en más del 30% de los tumores. En una investigación anterior, el mismo equipo de investigadoras ya demostró que esta isoforma desempeña un papel clave en la formación vasos sanguíneos, llamada angiogénesis.

"Lo que hemos querido comprobar en este trabajo es si en contexto de cáncer también juega ese papel", explica en un comunicado la directora del estudio y jefa del grupo de investigación en vías de señalización en angiogénesis, Mariona Graupera.

El estudio, publicado en la revista Journal of Experimental Medicine, concluye que la inhibición de esta proteína en ratones reduce el crecimiento de los tumores asociado a un defecto en la formación de vasos sanguíneos, un proceso clave en el crecimiento, proliferación y migración de los tumores.

Eso se debe a que las células tumorales necesitan nuevos vasos sanguíneos que les aporten el oxígeno y los nutrientes extras que necesitan para desarrollarse a un ritmo tan rápido.

La inhibición de la p110alfa se consiguió tanto con fármacos como con ratones modificados genéticamente que no expresan la proteína. "En ambos casos, su inhibición provoca una ralentización del crecimiento tumoral, asociado a un defecto en la formación de los vasos", indica Graupera.

Ello se traduce en que "se forman más vasos pero son más pequeños de lo normal y no funcionan bien", por lo que las células tumorales no reciben todo el oxígeno y los nutrientes que necesitan.

"Este estudio abre las puertas a nuevas terapias antiangiogénicas alternativas a las convencionales que inhiben VEGF y que a la larga pueden desarrollar resistencia y malignidad", concluye la investigadora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento