Redada contra la prostitución
Una operación contra la prostitución callejera, efectuada en el distrito de Les Corts de Barcelona. Albert Olivé / EFE

Unos 880.000 ciudadanos trabajan en condiciones de 'esclavos modernos' en el ámbito de la Unión Europea (UE), entre ellas 270.000 en régimen de explotación sexual, según el semanario alemán Der Spiegel, que se remite a un informe comunitario.

De acuerdo con esa fuente, un estudio elaborado por una comisión especial del Parlamento Europeo (PE) estima en 3.600 el cómputo de organizaciones criminales activas en el territorio comunitario, responsables de estas situaciones.

El informe considera  trabajadores forzosos a todos aquellos sometidos a extorsiones o amenazas Estas organizaciones causan pérdidas económicas cifradas en centenares de miles de millones de euros, además de los daños que provocan en esos 'esclavos modernos'.

Las cifras que baraja el informe corresponden a un análisis inicialmente elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre datos de 2012, y considera como trabajadores forzosos a todos aquellos sometidos a extorsiones o amenazas.

Según Der Spiegel, la comisión del Parlamento Europeo aprobó el correspondiente informe, denominado CRIM, a mediados de septiembre y se propone plantearlo en el plenario el próximo 23 de octubre.

El estudio incluye organizaciones dedicadas al blanqueo de dinero, corrupción, tráfico de personas, animales, órganos humanos y armas, así como criminalidad en Internet. Solo los daños causados por los casos de corrupción se elevan a 120.000 millones de euros anuales, acuerdo al semanario.