Eli Roth: "Con el terror, utilizo el humor para liberar tensiones"

Eli Roth ha vuelto a la dirección con 'The Green Inferno'.
Eli Roth ha vuelto a la dirección con 'The Green Inferno'.
EFE

Zombies, vampiros, psicópatas... ¿Y de los caníbales qué? El director, actor, productor y guionista Eli Roth, que vuelve a la dirección 6 años después de Hostel 2, ha decidido que era hora de reivindicar su papel en los filmes de género. El resultado es The Green Inferno que está causando furor entre los aficionados de los festivales donde se proyectado. En el marco del Festival de Sitges tuvimos la oportunidad de conversar brevemente con Eli Roth, además del también director Nicolás López —aquí uno de los productores—, y su protagonista principal, la bellísima actriz chilena Lorenza Izzo.

Pese a que la película es salvaje y brutal, también abundan las dosis de humor ?Lo utiliza como marca de la casa o para distanciar un poco al espectador de tanta violencia y sangre?

(Eli Roth) Intento utilizar la dosis correcta de violencia, aunque como es de terror todo el mundo sabe que morirá alguien. Y cierto, utilizo el humor porque es una forma de liberar tensiones. Con el humor, la violencia y el terror también pretendo que el espectador se pregunte que es lo que vendrá en cada momento.

¿Hasta que punto 'The Green Inferno' es un  homenaje a películas como 'Holocausto caníbal'?

(Eli Roth) Es una de mis películas preferidas del género de terror. Pero aunque no lo creas, quería hacer algo más parecido a Werner Herzog como Aguirre: La cólera de Dios, o a El nuevo mundo (dirigida por Terrence Malick).

¿También hay un punto de crítica social, en este caso a cierto activismo socioecológico de jóvenes norteamericanos?

(Eli Roth) Sí que quiero puntualizar que no tengo nada en contra, ni mucho menos, contra el activismo. Sí en cambio contra aquellos que lo hacen cómodamente, sin implicarse y arriesgarse realmente por ello. No se trata sólo de pulsar un "me gusta" en Twitter o abrir una página en Facebook.

En sus pases en festivales como Venecia, Texas Austin Fest o aquí en Sitges, el público la ha recibido pasándoselo en grande durante la proyección.

(Nicolás López)  Para mí no hay nada más satisfactorio que la película sea una gran fiesta. En el cine de terror la gente tiene permitido gritar y celebrarlo. Es como ir a un partido de futbol, donde sea como una catarsis colectiva. La violencia y el humor hace que esta película sea como una montaña rusa. Y si uno logra todo esto es maravilloso. También me gusta que el público disfruta y está con los personajes. Ya hemos comprobado, y en 3 países diferentes, que al final, la gente aplaude en momentos de la actuación de Lorenza.

(Lorenza Izzo) Sí. En los 3 sitios he sentido como los espectadores desean que mi personaje, Justine, se salve. Eso significa que les importa, que están con ella. Se divierten con ella cuando toca, sufren por ella...

(Eli Roth) La respuesta hasta ahora ha sido fantástica. Y me gustaría destacar, en la parte de logros que pudiera tener la película, la presencia en  el equipo de peruanos, chilenos y españoles entre los que estaban en producción o el compositor de la banda sonora.

¿Y para Lorenza como fue tener que rodar cubierta con tanta sangre, o con pintura blanca?

(Lorenza Izzo) Primero tuve una gran preparación en Aftershock con este gran director que es Nicolás López. Fue trabajar largas noches y con frío, y con polvo. Fue difícil, pero nada, nada te prepara para el Amazonas.  Lo que me hizo todo más llevable fue compartir esa convivencia con la gente tan amable de la aldea en que rodamos, por mi parte recibí muchísimo más de lo que yo pude dar. Y naturalmente el equipo. Todos hablábamos castellano y nuestro líder (Eli Roth) en inglés.

¿El rodar en esa aldea remota peruana fue también toda una película?

(Eli Roth) Fue una locura. Una aventura loca, pero divertida. En momentos parecía Lo imposible porque en una escena de inundación había mucha agua, árboles y rápidos en el río. Si nos hubiera pasado algo nadie podría haber venido a rescatarnos allí, la ciudad más grande está a 5 horas. En la aldea no había agua corriente, ni electricidad, ni sabían lo quera un televisor o un móvil, pero la acogida de sus habitantes fue estupenda. Por suerte, lo único que "nos comió vivos" fueron los insectos.

¿Y ellos, que nunca habían visto una película, de verdad les proyectaron nada menos que 'Holocausto Caníbal'?

(Eli Roth) Sí. Y les pareció una de las cosas más divertidas que habían visto. Se lo pasaron en grande.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento