Se aman... no se aman...
. Foto
El Museo de Cera de Madame Tussauds de Londres los expuso como María y José junto al pesebre, aunque se alejan mucho de ser virgen y santo. Los Beckham se han convertido en paradigma de la crisis matrimonial y la infidelidad, y eso que el Daily Mirror dice ahora que su amor vuelve a brotar.

«Las cosas no podrían estar ahora mejor entre ellos», explicó al diario británico una fuente cercana al jugador del Real Madrid. Mientras, la prensa sigue cebándose con las revelaciones recientes de su ex niñera Abbie Gibson, que ha detallado a News of the World cómo David Beckham insultó y pidió el divorcio a Victoria en diciembre. «Solía escuchar cosas que hubiera querido no haber escuchado», dice Gibson. Y The Sun publica cómo la ex Spice Girl acompañó en pijama y de madrugada a su marido a darse rayos uva porque no se fiaba de él.

Su primera gran crisis llegó con la ex asistente personal de Beckham Rebecca Loos, quien sacó a la luz su aventura amorosa con el deseado rubio en el año 2004.

Después, ocuparon portadas sus presuntos affaires con la modelo Sarah Marbeck, Dannielle Heath, Esther Cañadas... Y hasta Nuria Bermúdez presumió de haberse acostado con el inglés.

Problemas geográficos

No sólo la infidelidad hace mella en la pareja, sino su vida en Madrid. Victoria no se adapta a esta ciudad, que considera con poco glamour y donde no ha hecho amigos ni tiene trabajo. Tan sólo se dedica al cuidado de sus hijos Cruz, Romeo y Brooklyn, para quien ya ha reservado plaza en un colegio inglés.