Con la candidatura al Oscar a Mejor Actriz lograda el martes por Penélope Cruz, la protagonista de "Volver", se convierte en la primera intérprete femenina española en optar a esta estatuilla, cuyo precedente fue Javier Bardem, quien, en 2001, logró situarse entre los finalistas en el apartado masculino.

Desde que "Volver" arrancó su carrera internacional en el festival de Cannes con el galardón a la Mejor Actriz conseguido por el elenco femenino protagonista de la película de Almodóvar, con Penélope Cruz al frente, el nombre de la intérprete madrileña comenzó a sonar para todas las quinielas de los premios más destacados.

El pasado mes de octubre, Penélope Cruz fue coronada con el Hollywood Award, que premiaba su calidad de actriz, en el marco del Festival de Cine de Hollywood; y ya entonces figuraba cada vez con más fuerza para ser candidata al Oscar.

A este galardón se sumó el de Mejor Actriz en los premios que anualmente concede la Academia Europea de Cine y en la que "Volver" logró cinco estatuillas. Mientras, en Estados Unidos, la actriz comenzaba a ser mirada con otros ojos, tras el trabajo con Almodóvar, de ahí que fuera candidata a los galardones más preciados, desde el Globo de Oro, o al Broadcast Film Critics, aunque finalmente no logró ganar.

La actriz sigue imparable, con candidaturas al premio del Sindicato de Actores americanos, a los Bafta -premios de la Academia de Cine Británica-.

Mientras que, en España, aparte de ser la máxima favorita al Goya, -que sería el segundo de su carrera, tras el que consiguió por "La niña de tus ojos"-, ya fue galardonada por el Círculo de Escritores Cinematográficos y opta también a los Fotogramas de Plata.

Ahora, de cara al Oscar, Penélope Cruz se enfrenta a actrices de la talla de Hellen Mirren, quien ya le arrebató el Globo de Oro, por "La Reina"; Judi Dench, por "Notes on a scandal"; Kate Winslet, por "Juegos secretos"; y Meryl Streep, por "El diablo viste de Prada".

De Alcobendas a Hollywood

A sus 32 años, Penélope Cruz, que estudiaba y soñaba con ser bailarina, ha confesado reiteradamente que su deseo de ser actriz nació tras ver "Átame", de Almodóvar.

Sin embargo, pasarían años antes de que la chica de Alcobendas trabajara con el cineasta manchego, a quien ahora une una estrecha amistad, después de rodar, primero una pequeña secuencia en "Carne trémula"; y más tarde un papel secundario en "Todo sobre mi madre".

Antes de esto, fue Bigas Luna quien descubrió a España el talento de una jovencísima chica morena que cautivaba a la cámara y a Javier Bardem en "Jamón Jamón".

Corría el año 1992, y el director catalán la había descubierto cuando presentaba un programa de televisión y, más tarde, al rodar un vídeoclip para Mecano.

Pero, tras su incursión en el filme de Bigas Luna, Penélope Cruz se convirtió en una de las actrices de moda del cine español, trabajando a las órdenes de todos los grandes directores.

Su primer contacto con Hollywood le llegó de la mano de Fernando Trueba en "Belle epoque", que significó su primer paseo por la alfombra roja al ganar el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa.

Tras volver a rodar con Trueba "La niña de tus ojos", se vio sorprendida en 1998, por la llamada de Stephen Frears, -director de "La reina"- para rodar en Estados Unidos un western moderno, "Hi-Lo Country".

La película, aunque no logró un gran éxito, abrió a Penélope las puertas del cine norteamericano, aunque fueron años de continuos viajes, para compaginar las ofertas del cine español, con las que le llegaban de allí.

Así, dos años después, obtuvo su primer papel protagonista en "Woman on Top", de la venezolana Fina Torres, pero rodada en inglés. A esta seguiría "Todos los caballos bellos", donde compartió protagonismo con Matt Damon. Su gran oportunidad, la de probar un nuevo registro en una superproducción, se lo dio Ted Demme en "Blow", junto a Johny Deep. Y así, paso a paso, Penélope Cruz se iba haciendo un hueco como latina en Hollywood, al lado de actores de la talla de Nicolas Cage o Tom Cruise, con quien repitió el papel que ya hiciera en "Abre los ojos", de Amenábar", en el remake americano, titulado "Vanilla Sky".

Ya establecida en Los Ángeles, Penélope no desperdiciaba la oportunidad de rodar en España y en Europa. Y fue precisamente en Italia donde Sergio Castellitto le ofreció uno de los papeles que marcaron un nuevo hito en su carrera internacional, con "No te muevas", por la que fue galardonada por la Academia italiana y Hollywood comenzó a verla como algo más que un rostro hermoso.

Nunca le importó encarnar pequeños papeles, con tal de aprender, o protagonizar superproducciones que se convirtieron en un taquillazo en todo el mundo, como fue "Sáhara".

Pero siempre que puede, Penélope vuelve a España, para pasar algún tiempo con su familia, a la que se siente muy unida, y sus viejos amigos.

Raimunda

Ha sido su Raimunda en "Volver" la que ha causado un verdadero impacto en Hollywood, ya que, como ella dice, Almodóvar, aparte de un gran amigo, es el director que mejor partido sabe sacar de ella.

El manchego, quiso hacer de Penélope Cruz una manchega de pueblo llano, a imagen y semejanza de las grandes divas italianas. Y lo logró.

Los americanos vieron en ella no sólo a una actriz de grandes dimensiones, sino a la reencarnación de la mismísima Sophia Loren.

Precisamente fue la Loren la única intérprete que, hasta ahora, ha ganado un Oscar a la Mejor Actriz en una película rodada en lengua no inglesa, fue en 1961 por "Dos mujeres". A la alegría de una Penélope que, en su día, se saltó el protocolo para gritar el nombre de ¡Pedro! cuando Almodóvar ganó su primer Oscar, se suma la tristeza de que "Volver", una más que firme candidata, no sólo al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa, sino a otros apartados, se haya quedado sin ninguna opción.