Cuelgan pancartas para poder seguir viviendo en un edificio
. Foto
Según explica Anna Arcusa, «la gran mayoría no podremos pagar los precios de compra que nos exigirá la nueva empresa propietaria». En el edificio viven 230 familias y un tercio de los vecinos tienen más de 60 años.