La pobreza severa —vivir con menos de 307 euros al mes— ya afecta a tres millones de personas (un 6,4% de la población) en España, una cifra que duplica a los que estaban en esta situación antes del comienzo de la crisis en 2008, ha revelado la organización Cáritas Española citando datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) y de la Encuesta de Población Activa (EPA) del INE.

Son unas cifras que ha incluido en el VIII Informe de la realidad social, que ha presentado este jueves junto a su Memoria correspondiente a 2012, un año en el que esta organización católica acogió y asistió a 1.300.914 personas, el triple desde que se inició la crisis. En este informe, Cáritas denuncia el aumento de la "cronicidad" de la pobreza, tal y como demuestra el hecho de que una de cada tres personas atendidas lleve más de tres años demandando ayuda.

Advierte Cáritas, además, de que la desigualdad en España se ha incrementado con el valor más elevado de toda Europa: el 20% de la población más rica concentra 7,5 veces más riqueza que el 20% más pobre. Y que esto puede ir a peor "por el elevado nivel de desempleo; la pérdida de capacidad adquisitiva de la población (descenso de la renta media desde 2007 en torno a un 4% y aumento de los precios en torno al 10%); y el debilitamiento de las políticas sociales y el recorte progresivo de derechos".

"Las políticas de ajuste y sus recortes"

La organización también dice que la desprotección social de las personas y familias más vulnerables "está agravada al restringirse las condiciones de acceso a derechos como la sanidad, la educación, los servicios sociales y la dependencia" y que "diversos cambios en las políticas sociales tienen consecuencias negativas directas sobre las personas más vulnerables".

Hay un riesgo de "desbordamiento" de la familia, ya que ellas junto a los servicios sociales han tenido un efecto de "contención"El informe de la realidad social afirma, asimismo, que el caldo de cultivo de esta segunda oleada de empobrecimiento y exclusión social —los primeros efectos de la crisis, dice, se lograron amortiguar— han sido "el agotamiento de las ayudas económicas, la prolongación de las situaciones de desempleo, las políticas de ajuste y sus recortes", todo unido a las dificultades en las familias.

En la rueda de prensa de presentación, el secretario general de la organización, Sebastián Mora, ha hecho hincapié en que cada vez la diferencia es mayor entre los ciudadanos que tienen acceso a bienes y servicios y los que no lo tienen.

Según Cáritas, existen necesidades básicas como la alimentación, vivienda, ropa o calzado que no están cubiertas y hay un riesgo de "desbordamiento" de la familia, ya que ellas junto a los servicios sociales hasta ahora han tenido un efecto de "contención" a la crisis, pero ambos se están debilitando.

Pobreza infantil

Por otro lado, Cáritas explica que la renta nacional disponible neta a precios de mercado por habitante en valor real ha pasado de 15.421 euros al año en 2006 a 13.744 euros en 2011.

Así las cosas, la renta por persona ha caído cerca de un 11% entre 2006 y 2011 y el empobrecimiento está afectando especialmente a los grupos más vulnerables, en concreto los más afectados por la pobreza son: las familias con miembros en paro, seguidas de los inmigrantes, las familias monomarentales y, por último, la infancia.

En el caso de la pobreza infantil afectaba a un 26,7% de la población de menos de 16 años en 2011 aumentando 3,1 puntos desde 2007. Ante esta situación, la organización en España dedicó algo más de 276 millones a los más desfavorecidos (25,5 millones más que en 2011, lo que supone un 10,2% más), de los que casi 194 millones (el 70,20% del total de recursos) proceden de donaciones privadas.
 
La mayoría de los recursos de Cáritas han sido destinados a reducir el impacto de la precariedad a causa de la crisis con programas como los de Empleo e Inserción laboral (25 millones de euros), Vivienda (5,8 millones) y Acogida y atención primaria (60,6 millones).

Mujeres y parejas jóvenes

Cáritas explica que ha reforzado sus acciones hacia las personas mayores, las que no tienen hogar, la infancia, la familia y los inmigrantes, ya que la mitad de los atendidos por la organización son ciudadanos extracomunitarios.

El perfil de la persona atendida sigue siendo mujer y "numerosas" parejas jóvenes —de entre 20 y 40 años de edad— con hijos también se han visto muy afectadas. "Lo que no podemos hacer es salir del túnel dejando a miles y millones de personas en el túnel. Muchas veces, las propuesta de salir de la crisis es echar a correr para adelante sin mirar para atrás", ha aseverado Mora, quien ha insistido en que hay gente "que ya está en la luz" pero hay mucha que "sigue en la oscuridad".

Por otra parte, ha hecho hincapié en que Cáritas apuesta de forma "seria" y "decidida" por la cooperación internacional, de forma que el próximo 10 de diciembre el papa presentará en el Vaticano una campaña internacional de la organización de lucha contra el hambre. Al acto de la presentación del informe y la memoria han asistido también el presidente de Cáritas Española, Rafael del Río, y el obispo responsable de la organización, Alfonso Milián.