Barroso dice en Lampedusa que Europa no puede mirar a otro lado en el tema de la inmigración

  • Los habitantes de Lampedusa reciben a Barroso y Letta al grito de "asesinos".
  • Italia y la CE acuerdan llevar la inmigración al próximo Consejo Europeo.
  • Letta: "Se celebrarán funerales de Estado por las víctimas de Lampedusa".
Vista de dos mujeres en el centro de recepción de inmigrantes de Lampedusa.
Vista de dos mujeres en el centro de recepción de inmigrantes de Lampedusa.
EFE

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha afirmado este miércoles que la Unión Europea "no puede mirar hacia otro lado" en el tema de la inmigración, tras su visita a la isla de Lampedusa, escenario del naufragio de un barco que se ha cobrado la vida de al menos 289 inmigrantes.

"El problema de Italia tiene que ser percibido como un problema de toda Europa. Tenemos que reaccionar de manera adecuada. Europa no puede mirar hacia otro lado cuando hay barcos que se hunden y se destrozan cientos de vida", agregó Durao Barroso. Anunció además que Italia recibirá una ayuda adicional de 30 millones de euros ante la emergencia que está viviendo con la masiva llegada de inmigrantes.

El Gobierno italiano y la CE acordaron trasladar el tema de la inmigración ilegal al Consejo Europeo de los próximos 24 y 25 de octubre en Bruselas. Así lo anunció el jefe del Gobierno italiano, Enrico Letta, en la rueda de prensa que celebró con el propio Durao Barroso; la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, y el viceprimer ministro de Italia, Angelino Alfano.

"Hemos pedido, y tenemos el apoyo de Barroso —ahora hablaré con (Herman) Van Rompuy (presidente del Consejo Europeo)—, para que el próximo Consejo Europeo del 24 y 25 de octubre aborde urgentemente este tema, que no estaba en el orden del día", dijo Letta en un acto retransmitido en directo por televisión. Letta comentó, además, que "se celebrarán funerales de Estado por las víctimas de Lampedusa".

La visita estuvo marcada por los abucheos que recibieron los dirigentes a su llegada a la isla por parte de un grupo de habitantes, que gritaron "asesinos" y "vergüenza". "¡Deberían estar avergonzados de sí mismos! Tienen que resolver este problema humanitario", dijo uno de los manifestantes. También pidieron a la comitiva que visitaran el centro de acogida de refugiados, donde se encuentran hacinados más de 1.000 personas, en un espacio para 300.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento