La exposición La luz de las imágenes implica la restauración completa del monasterio de la Santa Faz y, por tanto, el cierre temporal del mismo por las cuestiones de seguridad que implica una actuación de estas características. Pero las conversaciones entre la fundación que patrocina el evento y las monjas de clausura que habitan el lugar no fructifican, por ahora, en un acuerdo, precisamente por esa razón.

Las religiosas no ven con buenos ojos que se cierre el acceso a la santa reliquia a devotos y visitantes, porque se rompe así una tradición histórica de varios siglos. También consideran necesario que se celebre misa en el templo, al menos, los fines de semana.

Sin embargo, el monasterio es la pieza clave para esta recreación de arte sacro ya que, según está previsto, la reliquia daría nombre y contenido a la muestra, por lo que ya se están buscando testimonios y piezas relacionadas con ella y que se encuentran fuera de la provincia. Además, se pretende que la fecha de inauguración de La luz de las imágenes coincida con la tradicional romería del próximo año, para dotar de mayor protagonismo, si cabe, al lugar.

Así las cosas, si no se encuentra una solución rápida y adecuada, los trabajos de restauración podrían atrasarse ya que falta menos de un año para abrir las puertas de la muestra.

Cientos de obras

Esta exposición también implica como sedes expositivas a la concatedral de San Nicolás de Bari y la a iglesia de Santa María. La muestra acogería cientos de obras pertenecientes al patrimonio artístico de la diócesis de Orihuela-Alicante, debidamente recuperadas y restauradas por un amplio equipo de especialistas. Se trata de una colección que abarca pinturas, esculturas, orfebrería, piezas textiles y documentos.

La singularidad de este acontecimiento es realzar el valor no sólo de las piezas expuestas, sino también las arquitecturas que las albergarán durante casi un año.

La luz de las imágenes se celebró el pasado año en Orihuela, mientras que desde el mes de marzo y durante 2005 permanece en varias iglesias de Castellón

Alternativa: una carpa exterior

El resquemor de las monjas de clausura ante el cierre temporal del monasterio de la Santa Faz para su restauración con motivo de la exposición La luz de las imágenes llevó incluso a plantear la posibilidad de instalar una carpa en el exterior, junto a la torre vigía, para que el párroco pudiera seguir celebrando las misas.

Una iniciativa que fue rechazada por su escasa viabilidad. En breve se reiniciarán los contactos para encontrar una solución definitiva que permita la restauración del edificio.