En Madrid hay 35.608 personas en espera de ser operadas por la sanidad pública, más del doble de los 16.162 pacientes anunciados a bombo y platillo la semana pasada por el consejero de Sanidad, Manuel Lamela.
 
El truco está en que la Administración autonómica sólo anuncia la lista de espera estructural (aquellos enfermos dispuestos para ser operados y que sólo esperan el día y la hora en que tienen que entrar en quirófano) y excluye a quienes, en su derecho, no quieren ser derivados a los centros privados concertados por la Consejería o a aquellos otros que están pendientes de un tratamiento preoperatorio o han solicitado un retraso en la intervención por motivos laborales o personales.
 
Así, al cómputo hecho público por Lamela hay que sumar 19.448 madrileños en espera de ser intervenidos, según los datos oficiales de la propia Consejería de Sanidad.
 
El tiempo medio de espera, que según Lamela había descendido a 15 días, suma en conjunto 24, sin contar domingos ni festivos.
Los que no quieren ir a clínicas privadas esperan una media de 70 días: 519 de ellos llevan esperando más de seis meses.
 
Lamela dio por reducida en un 50% la lista de espera en los tres primeros meses del año (de 30.271 en diciembre de 2004 a 15.162 en marzo de 2005), pero, si se añaden los excluidos, la reducción es sólo del 8,5% (de 38.908 a 35.608).
 
La cola, por especialidades
 
Digestivo: 7.687 pacientes. Espera media de 23 días.
 
Traumatología: 7.691 pacientes. Espera de 27 días.
 
Oftalmología: 6.698 pacientes. Espera de 21 días.
 
Urología: 2.628 pacientes. Espera media de 24 días.
 
Otorrinolaringología: 2.364 pacientes. 26 días de espera.
 
Ginecología: 2.026 pacientes. 23 días de espera.
 
Pediatría: 1.435 pacientes. Espera media de 26 días.
 
Cirugía plástica: 1.334 pacientes. 29 días de espera.