Francesc Homs
El consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs. RAFA GARRIDO

El Govern ultima un informe con todas las deslealtades del Estado hacia Cataluña desde el punto de vista económico, competencial y en cuanto a lengua, cultura y valores democráticos. Según ha explicado en una entrevista a la ACN el consejero de la Presidencia, Francesc Homs, el objetivo es hacer un listado completo de los agravios que sufren los catalanes para situar el diálogo con el Ejecutivo español de cara a la consulta. Este trabajo, que será aprobado por el Govern este mismo martes o el próximo, se enviará a las autoridades españolas, entre ellas Mariano Rajoy, y también a la comunidad internacional para hacer pedagogía de cuál es el estado de la situación. De hecho, el subtítulo del informe será El estado del diálogo.

Homs ha desgranado los tres grandes bloques de este informe que pretende ser "completo y exhaustivo". En el primero, se situará todo aquello relativo a la lengua, la educación, la cultura y los valores democráticos. El segundo punto hará referencia al marco competencial, todos los conflictos al Tribunal Constitucional, las normativas catalanas que el Gobierno ha impugnado.

Finalmente, en un tercer apartado se identificarán las deudas, tanto aquellas que están escritas como aquellas que están contabilizadas de una manera más política. En este sentido, el Gobierno contempla aquellas deudas que el Estado no ha asumido, pero también las que son consecuencia de decisiones del Ejecutivo central, que obligan la Generalitat a hacer gasto, como la Ley de la Dependencia o el impuesto sobre depósitos bancarios.

Este informe se enviará a Mariano Rajoy y también a la comunidad internacional, en el primer caso para que "tome conciencia de lo que hay, de lo que hay sobre la mesa cuando se habla de diálogo", y en el segundo caso para que conozcan "qué está pasando y como el Gobierno actúa con esta constante de la arbitrariedad".

La deslealtad cada vez va además

El informe servirá para hacer una "foto de la situación de la lealtad institucional del Gobierno español", precisamente en un momento en el que la Generalitat está inmersa en un proceso de diálogo con el Ejecutivo español a raíz de la consulta. Y precisamente también cuando el Gobierno ha presentado unos presupuestos del Estado que "castigan" Cataluña con una reducción de la inversión del 25%. "El resultado hoy, después de treinta años de intentos diversos de colaboración, de terceras vías, es que quieren cargarse cosas que estaban consolidadas, como un mínimo nivel de inversión en Cataluña y la inmersión. Este es el premio a colaboraciones de todo tipo", se ha quejado.

Pero es que Homs ha aprovechado para denunciar que el nivel de deslealtad respecto a Cataluña cada vez va además, y ha situado las inversiones como la "imagen más gráfica" para demostrarlo, puesto que, incluso en términos relativos, las cifras cada vez son inferiores a las del año anterior. "Hay una traza muy evidente de una intencionalidad muy clara", ha lamentado.

Y en el ámbito competencial, ha continuado, pasa exactamente el mismo, puesto que se vulneran competencias en terrenos como las cámaras de comercio, los horarios comerciales, las regulaciones urbanísticas y las normativas medioambientales, por ejemplo.

No se creen el modelo

A su parecer, si el Gobierno fuera "coherente" consigo mismo, "tendría que cerrar el estado de las autonomías", porque queda demostrado que no se lo creen. "Como, por razones de partido, no se deben de atrever a cerrar el estado de las autonomías, porque tienen mucha gente colocada en muchos parlamentos autonómicos, lo hacen por la puerta trasera", ha diagnosticado.

El consejero ha avisado que "no hay peor manera de hacerlo", porque las estructuras quedan, a pesar de que no tengan sustancia. Es por eso que ha instado el Gobierno a "tener el coraje" de plantear una reforma constitucional, porque ahora mismo están yendo "contra de Constitución de una forma clamorosa".

La recentralización de las competencias es la forma de "reivindicarse" del EstadoHoms ha atribuido esta actitud española al hecho que Europa esté controlando más que nunca España. Según él, el Estado "no se había sentido nunca tan débil como ahora en su historia", porque se está encontrando con "unos señores que vienen de fuera y dicen qué se puede hacer y que no".

"Y entonces tienen una gran incomodidad, porque los mandan mucho por arriba y cuando miran abajo, hay un estado de las autonomías donde estas tienen responsabilidades sobre temas que afectan directamente los ciudadanos", ha argumentado. En consecuencia, este proceso de recentralización es, en opinión del portavoz del Govern, una manera de "reivindicarse", y cómo que no pueden hacerlo "hacia arriba", eliminan competencias que se habían otorgado a las autonomías.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.