El PSOE en el Ayuntamiento de Málaga ha denunciado que solo el 0,9 por ciento de los malagueños pudieron beneficiarse en 2012 de las bonificaciones municipales para pagar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) debido a los "rígidos" requisitos para acceder a las ayudas impuestos por el equipo de gobierno del PP.

"Pese a los problemas económicos por los que atraviesan la mayoría de las familias malagueñas, las dificultades para obtener rebajas en el recibo son muy elevadas, cuando, además, Málaga tiene uno de los IBI más altos del país", ha advertido la portavoz municipal socialista, María Gámez. "Todo ello hace que no se atienda a casi nadie", ha lamentado.

En este sentido, ha explicado en un comunicado que en 2012 solo tuvieron ayuda un total de 5.595 personas, de las que una presentaba gran invalidez, 35 eran víctimas de violencia de género, 70 tenían una discapacidad superior al 65 por ciento, 94 eran padres de un hijo menor de un año, 145 formaban familias monoparentales, 14 tenían menos de 30 años, 623 estaban en paro y 4.613 eran pensionistas.

"Cada uno de los requisitos necesarios presentan una serie de limitaciones que impiden poder acogerse a las ayudas", ha señalado Gámez, poniendo como ejemplo el hecho de que el nivel de discapacidad para acceder a las bonificaciones se sitúe en un 65 por ciento cuando la condición de minusválido se obtiene a partir del 33 por ciento.

De igual modo, ha criticado que el tope máximo previsto por unidad familiar para poder rebajar el recibo del IBI sea el salario mínimo interprofesional por 1,2, lo que se traduce en que "en el caso de que exista un pensionista con la retribución mínima conviviendo con un joven desempleado cobrando 425 euros ya no pueden acogerse a las ayudas".

Para evitar esta "injusta" situación, el PSOE ha llevado al Pleno municipal iniciativas con el propósito de introducir mejoras en el reglamento, de modo que al menos aquellos colectivos con especial dificultad económica "tengan mayores facilidades", y no se penalice a los desempleados y pensionistas la convivencia con otros miembros en la misma vivienda, así como a las parejas de hecho y uniones civiles, en el caso de que se traten de inmuebles en copropiedad y no tengan el recibo a su nombre.

Revisión de los valores catastrales

Por último, la edil socialista ha insistido en que la solución a la subida del IBI pasa por la revisión de los actuales valores catastrales, que "corresponden a otras épocas y no se ajustan a la realidad de los inmuebles actuales".

Gámez ha vuelto a plantear, por ello, que para el próximo año se restablezcan los valores catastrales anteriores a la aplicación del incremento: "cualquier nuevo invento por parte del equipo de gobierno es ahora insuficiente y debemos regresar a la cuantía de hace dos años".

Consulta aquí más noticias de Málaga.